En una entrevista para La Nación Argentina, Tamara Taraciuk Broner, abogada, investigadora en Human Rights Watch (HRW) con foco especial en Venezuela, señaló que la concentración del poder del presidente de Venezuela es hoy más notable y que “el gobierno no está haciendo ningún esfuerzo por disimular los problemas del país en cuanto a democracia y derechos humanos. Es cada vez más burdo y casi nadie discute que cayó la fachada democrática”.

En este sentido, Taraciuk indicó que han documentado una cantidad importante de violaciones a los derechos humanos: “procesos penales arbitrarios en contra de opositores políticos y periodistas, hostigamiento a defensores de derechos humanos, represión, uso excesivo de la fuerza, uso indiscriminado de gases lacrimógenos en contra de manifestantes. La falta de independencia judicial y separación de poderes es otro grave problema. Y la situación de los derechos sociales y económicos, como salud, alimentación y educación, también es gravísima y el gobierno es responsable. Hay una escasez dramática de comida, de medicinas, de insumos médicos. Estuve en un hospital donde no tienen gasas, jeringas, paracetamol para los chicos, no tienen las medicinas más básicas”, mencionó.

Por último, la investigadora explicó que HRW no había querido fijar posición en torno a las políticas económicas del gobierno venezolano, pero al no reconocer la crisis humanitaria y al negarse a aceptar la ayuda internacional al respecto, el gobierno era responsable de la situación.

Lea la entrevista completa AQUÍ


Prensa Provea