English Spanish

Rómulo Gallegos, presidente de Venezuela por 9 meses en 1948 y elegido de manera directa, secreta y universal por el pueblo venezolano, es un ejemplo de civilismo en Venezuela, con principios que demostró en su obra literaria y en su carrera política. Conoció el exilio en dos ocasiones y su vida no estuvo exenta de tragedias. Fue tanto un protagonista de la historia y cultura venezolana del siglo XX como del nacimiento de la democracia en el país.

“Gallegos. Hombre de una sola calle” traza una línea en su biografía, haciendo énfasis en un hecho poco explorado: Su condición de primer presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en momentos en que extremos del espectro político amenazaban la estabilidad de la región y la calidad de vida de sus ciudadanos. Para subrayar este aspecto Provea recupera su figura en un formato amable para las nuevas generaciones, quienes tienen en Gallegos apenas al lejano autor de una novela mucho más conocida que leída, como lo es Doña Bárbara.

Su gestión se caracterizó por la búsqueda de una mayor autonomía y fortaleza del organismo para enfrentar las numerosas violaciones a los derechos humanos en la región, necesidad que hoy se mantiene intacta.

Provea y el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (ILDIS), oficina de la Fundación Friedrich Ebert en Venezuela, presentan la novela gráfica: “Rómulo Gallegos. Hombre de una sola calle”.

RGNovelaGrafica_muestra