English Spanish

Provea continúa con el monitoreo sobre las condiciones laborales y medio ambiente de trabajo del personal de salud en Venezuela, en contexto de la pandemia del COVID-19.

En esta octava¡ edición de nuestro Boletín sobre Personal sanitario, condiciones y medio ambiente de trabajo en Venezuela, se documentó el monitoreo realizado en febrero, mes en el que se registró un leve descenso en los casos y muertes por COVID-19, de acuerdo a la información oficial. Mientras que en el mes en enero se reportaron al menos 13.369 casos, en febrero hubo al menos 10.189 casos.

En enero se produjo un aumento en las muertes del personal médico, con lamentablemente 37 fallecidos, pero en febrero esta tendencia se redujo hasta solo 7 profesionales de la salud, para un total de al menos 339 trabajadores sanitarios fallecidos. Esperamos que esta disminución se mantenga en el tiempo, a pesar de la vulnerabilidad del personal del sector salud antes las medidas adoptadas insuficientes para evitar la pérdida de vidas.

Reiteramos la gran preocupación y hacemos, una vez más, un llamamiento al gobierno de Nicolás Maduro a la atención oportuna, inmediata y eficaz de la gravísima situación sanitaria de Venezuela. Recordando que antes de la declaración de pandemia, el país atraviesa una Emergencia Humanitaria Compleja que tiene como una de sus características más notables, una crisis en el sector salud en todas sus dimensiones.

Es urgente el reajuste de medidas de protección a los trabajadores de la salud y el cumplimiento efectivo de la legislación, como la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat).

Insuficiente Plan de vacunación

Hospital Clínico Universitario, Caracas

El 13 de febrero arribaron al país 100 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V que en principio serán aplicadas a 50 mil integrantes del personal sanitario, sin embargo, se necesitan “600 mil dosis para inmunizar a 300 mil miembros del sector salud en una primera etapa de inoculación del SARS-coV-2, y 40 millones de dosis para proteger a 60 % de la población total con una inversión de 400 millones de dólares”.

En la edición anterior del boletín se hizo referencia a la poca probabilidad de que Venezuela pudiera acceder a las vacunas a través del comunicado COVAX (Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la Covid-19), dado el vencimiento de los plazos, sin embargo, la Academia Nacional de Medicina señala en su más reciente boletín que se está llegando a un acuerdo para traer una segunda vacuna. La misma se adquiriría mediante el mecanismo COVAX que requiere un acuerdo entre el gobierno y la oposición para identificar los fondos requeridos para la adquisición de la vacuna y para la implementación de un programa de vacunación.

Mientras tal situación se concreta, la inmunización del personal de la salud con la vacuna Sputnik V, se ha realizado de forma escalada en los diversos centros de salud públicos del país: en el hospital general Dr. Eugenio P. D’Bellard de Miranda, se aplicarán 700 dosis, 2340 dosis fueron destinadas a los hospitales Dr. José María Vargas de La Guaira y el Dr. Rafael Medina Jiménez conocido como Periférico de Pariata, en el hospital Victorino Santaella fueron vacunados 300 trabajadores, entre otros centros de salud.

En este contexto, es pertinente que exista un sistema de monitoreo y seguimiento enmarcado en un plan de vacunación que priorice a los grupos vulnerables y personal sanitario, rendición de cuentas de las vacunas distribuidas por estados y centros de salud, así como las aplicadas y, por consiguiente, que dicho proceso que comprende varias etapas, se desarrolle bajo una perspectiva de derechos humanos que garantice el acceso a la vacunación sin discriminación.

La vacunación debería tener en los próximos meses una incidencia positiva en la reducción de fallecimientos de personal de salud. Si ello ocurre se habrá logrado un gran avance.

Sin embargo, la vacuna por sí sola no resuelve el problema, se requiere adoptar las otras medidas reclamadas por el personal sanitario para la garantía de condiciones adecuadas de trabajo. Si por aplicar la vacuna, se continúa manteniendo los centros de salud en deterioro, no se otorgan implementos de trabajo requeridos y se persiste en pagar salarios de hambre, los principales problemas que afectan al personal de salud se agravarán.

Inestabilidad laboral

Hospital Clínico Universitario, Caracas

Ante la falta de condiciones mínimas para el desarrollo óptimo del trabajo, las renuncias masivas del personal sanitario en los centros de salud públicos, ha sido una característica relevante en los últimos meses, siendo la precarización del salario el motivo más determinante.

  • Al menos 500 enfermeros del estado Guárico emigraron del país en búsqueda de mejores condiciones de vida.
  • Un grupo de enfermeros, camilleros y camareras que trabajan en los hospitales de Paraguaná protestaron para exigir salarios justos y condiciones óptimas en sus puestos de trabajo.
  • los trabajadores del Centro Diagnóstico Integral (CDI) de Sarare, en estado Lara, denunciaron el deterioro de las instalaciones, la escasez de insumos y medicamentos y exigir reivindicaciones salariales.
  • Trabajadores del Hospital Luis Razetti de Barcelona5, protestaron para exigir salarios dignos y mayor seguridad en las instalaciones del centro asistencial.
  • Las enfermeras del Hospital Pérez Carreño, en el área metropolitana de Caracas, volvieron a faltar a su jornada laboral en protesta por los bajos salarios. En promedio una enfermera o enfermero del Pérez Carreño recibe en promedio un salario quincenal de 3.200.000 bolívares.
  • La directiva del Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo de Valera, estado Trujillo, no renovó el contrato del personal de enfermería, que participó en las protestas por mejores salarios y bioseguridad durante el 2020.
  • En vista de tales escenarios, dirigentes sindicales del sector salud convocaron una manifestación, llamada Ruta por la Paz, en apoyo a los trabajadores y personal sanitario. “El dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas, Mauro Zambrano, señaló que trabajadores como representantes sindicales del sector salud y miembros de la sociedad civil se manifestarán para exigir un salario digno y mejores condiciones que puedan garantizar una paz verdadera para el gremio”.

Lo anterior denota la carencia de equipos de bioseguridad en los centros hospitalarios para protegerse del virus y el riesgo del personal sanitario a sufrir represalias si denuncian irregularidades.

¿Qué dice el personal de salud a casi un año de la cuarentena?

Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas

Ana Rosario Contreras, enfermera y abogada, presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, declaró a Provea sobre la crítica situación del personal sanitario en el contexto de Covid-19. Ratificando la opacidad de información por parte del gobierno de Nicolás Maduro, la renuncia masiva de personal sanitario de los centros de salud a causa de las pésimas condiciones laborales y la movilización del gremio, como parte de una de las acciones en la exigibilidad de sus derechos.

La llegada de la pandemia por el Covid-19, lo que hizo fue quitar esa cortina de humo que se había mantenido a través de la misión médico cubana donde se decía que los hospitales tenían la puerta abierta. Hoy demostramos es la vulnerabilidad que tiene nuestro sistema de salud para hacerle frente a situaciones colectivas pandémicas de la magnitud del Covid-19. Hoy tenemos hospitales sin personal de enfermería, prácticamente, porque muchos de nuestros compañeros guiados por su instinto de sobrevivencia están buscando, mediante el ejercicio de otras ocupaciones u oficios, el sustento para su familia.

Vemos que permanece la opacidad informativa. No sabemos a ciencia cierta cuantos es
el número de contagiados de Covid-19, porque lamentablemente, quienes hoy ejercen funciones de gobierno…ha mantenido una falta de transparencia informativa, de hecho, desde 2014 no se publican los boletines sobre la morbilidad y mortalidad en Venezuela. No conocemos cómo están los indicadores de mortalidad materno fetal que es un indicador que habla de acuerdo a la pobreza.

Hoy nuestra gran preocupación como organización gremial es la amenaza latente es que nuestras enfermeras vemos todos los días enfermeras presentando renuncias, hospitales emblemáticos como el HUC, el Vargas de caracas, el de niños. Hoy presenta un 60% de déficit de personal de enfermería. Y recordando que el enfermero es el profesional que tienen bajo su responsabilidad cumplir el plan de atención medica que ejecutan nuestros compañeros médicos para poder re institucionalizar el derecho a la vida a las personas.

Como trabajadores de la salud sabemos y entendemos que estamos viviendo una situación apocalíptica donde hay un Estado fallido que se ha olvidado de resolver los problemas medulares a la comunidad como la salud, la garantía del derecho a la vida, al trabajo y muchas de nuestras enfermeras han perdido la esperanza en esta situación y en eso nos obliga, como organización gremial, a acompañar las protestas que se han hecho sentir porque es el reclamo justo que estamos haciendo las enfermeras ante la situación de extrema pobrezas, han convertido nuestro trabajo y ejercicio profesional en una suerte de labor social.

Por eso hoy, en más de 10 estados del país, las enfermeras estamos organizando y levantando nuestra voz, porque no pensamos quedarnos calladas ante esta tragedia humanitaria que cada da se cierne, mientras no tenemos acceso a la alimentación, a la salud, pagar transporte… y esto ha generado la movilización del gremio de enfermería. No es el momento de quedarnos callados, es el momento de pedirles a nuestros agremiados que no podemos seguir transitando la ruta del hambre y de la pobreza que es la única ruta que nos ha marcado el régimen de Nicolás Maduro”14.

«Lea también: COVID-19: 7mo Informe Condiciones de trabajo Sector salud en Venezuela, noviembre 2020»


A través de estos informes mensuales queremos contribuir a visibilizar las condiciones en que laboran las personas en el sector de la salud pública en Venezuela. Y también, hacer un llamado de ayuda y acción a las autoridades en sus distintos niveles de responsabilidad nacional, estatal y municipal como de las agencias internacionales que vienen prestando ayuda humanitaria en Venezuela.

Desde Provea, expresamos nuestra fuerza y palabras de condolencias a todo el personal de salud que está librando la batalla por la vida en Venezuela, especialmente bajo condiciones tan difíciles, también a los familiares que perdieron a sus seres queridos. Enviamos nuestro reconocimiento porque realizan día a día su labor, a pesar de las situaciones económicas y sociales, y los riesgos a los que se exponen por dar atención a la población afectada por la COVID-19.

Lea y descargue el boletín completo AQUÍ

informe-sector-salud-covid19-Febero2021