English Spanish
José y Elvira Pernalete junto a una franela con la imagen de su hijo, Juan Pablo Pernalete.

La Sra. Elvira y el Sr. José Pernalete, hablaron vía telefónica con Provea para denunciar que fueron víctimas de un acto de intimidación y acoso por parte de presuntos médicos del gobierno de facto, quienes llegaron a las puertas de su casa a gritarles y pretender ingresar a su vivienda.

Los señores Pernalete afirmaron que este miércoles 24 de marzo, alrededor de las 2:00 PM, cuatro personas -dos se identificaban como miembros de una presunta junta comunal y dos sin identificación- llegaron gritando a las puertas de su casa con la excusa de un presunto llamado por síntomas de coronavirus (COVID-19) ya que tenían información de que ellos (los Pernalete) habían llegado de viaje. Petición que los Pernalete negaron rotundamente, afirmando que ya ellos tenían más de 14 días de llegar de Venezuela y ninguno de los dos presentaba síntomas

«Lea también: Jóvenes venezolanos sin motivos para celebrar el día de la juventud»

Para la familia Pernalete resultó muy extraño la llegada de estas personas porque “no traían ningún tipo de diagnóstico ni venían preparados para una contingencia” y ellos no habían realizado ninguna encuesta ni llamado a centros médicos por su estado de salud -el cual es totalmente sano- presumen que el Estado venezolano está usando recursos para acosar e intimidar a quienes denuncien violaciones de derechos humanos.

“Nos gritaban: ‘Abran la puerta Pernaletes, ábranla’. Bajamos, les explicamos, ellos insistieron diciendo: ‘Tenemos movimientos de que ustedes ingresaron al país recientemente’ hasta que los vecinos salieron a defendernos, en ese momento se marcharon sin dar explicaciones” Detallaron.

Caso de Juan Pablo

Referente al caso de su hijo Juan Pablo Pernalete, quien falleció el 27 de abril de 2017 en en las protestas antigubernamentales. Los señores Pernalete recordaron que el caso de su hijo está totalmente paralizado, informaron que fueron el 10 de marzo al Ministerio Público a otra audiencia pero solo les dijeron que todavía están trabajando para imputar a los responsables, a lo que ellos respondieron que después de tres años del asesinato de su hijo, ellos saben muy bien que fue un Guardia Nacional, y denunciaron que se sigue manteniendo la mentira de que fue asesinado por una pistola de perno por sus compañeros.

Confesaron que para ellos, parte de la justicia es que se conozca la verdad sobre el asesinato de su hijo. Afirman que están trabajando lo que amerita el caso, pero aseguran que mientras el régimen siga en el poder, se les va a negar la justicia. “Lo que hacemos es evidenciar la denegación de justicia para poder documentarlo a nivel internacional, porque nos están negando justicia” insistieron.

Derechos frente al Estado de Alarma

Como comentario final, y frente al Estado de Alarma impuesto por Maduro ante el coronavirus en Venezuela, ellos, como padres de Juan Pablo, sienten que en Venezuela no hay estado de derecho. Ellos son constantes y firmes con las violaciones de derechos que sufrió su hijo: “le cercenaron el derecho a la vida, a la manifestación, sentimos que no tenemos derechos en reclamar” puntualizaron.

La familia Pernalete, quienes reciente y lamentablemente perdieron a su otra hija por culpa de un cáncer, aseguraron que mientras los organismos encargados de administrar justicia no gocen de independencia ni autonomía y solo dependan directamente del régimen de Maduro, en Venezuela no habrá justicia.

Esa es la verdad”.

Desde Provea rechazamos cualquier acto de persecución y acoso contra víctimas de violaciones de derechos humanos. Exigimos al Estado venezolano respetar a los defensores de derechos humanos, y emplear los recursos para quienes realmente los necesiten, no usándolos como una nueva forma de intimidación.

Prensa PROVEA