English Spanish

pobreza1-600x399

Finalmente el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) publicó la cifra oficial de hogares en situación de pobreza por Línea de Ingreso (LI) correspondiente al primer semestre de 2015, en la que se admite un nuevo incremento de la pobreza en Venezuela que, según el dato oficial sitúa en 33,1% el porcentaje de hogares pobres para el primer semestre de 2015.

En promedio, 4.791.917 venezolanos pasaron a ser pobres en los primeros 2 años y medio de gestión de Nicolás Maduro. Una verdadera fábrica de pobreza

2.434.035 hogares venezolanos se encontraban en situación de pobreza hasta junio de 2015 según la información suministrada por el INE, cuyo reporte se publicó con año y medio de retraso, toda vez que los últimos datos oficiales suministrados por el ente correspondían al año 2013. De acuerdo a la data oficial, entre enero de 2013 y junio de 2015, 950.771 hogares ingresaron a la línea de pobreza por ingreso. Aunque el INE suprimió de su portal web la información referida al número de personas en situación de pobreza, esta cifra indica que en promedio 12.170.175 venezolanos se encontraban en condición de pobreza hasta el primer semestre del 2015, esto abarcaría al 39,7% de la población. En promedio, 4.791.917 venezolanos pasaron a ser pobres en los primeros 2 años y medio de gestión de Nicolás Maduro. Una verdadera fábrica de pobreza.

En los primeros dos años y medio de gestión de Nicolás Maduro el porcentaje de hogares en condición de pobreza ascendió de 21,2% en enero de 2013 a 33,1% en junio de 2015, un incremento de 11,9%. Mientras en el número de personas pobres el repunte se sitúa en 64,94% al pasar de 7.378.258 personas en situación de pobreza para diciembre de 2012 a un promedio de 12.170.175 personas pobres en junio de 2015. En este período la cesta petrolera venezolana promedió los 79,29 dólares por barril y se obtuvieron cuantiosos ingresos por recaudación fiscal y préstamos internacionales, lo cual desmiente el argumento oficial de la llamada guerra económica y la caída de los precios petroleros como causas del actual aumento de la pobreza en el país.

Otro elemento que desmiente la versión oficial sobre la guerra económica es que a finales de 2015, el actual Vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, informó que el monto de inversión social en Venezuela superó los 914 mil millones de dólares al cierre de 2015, lo cual, de acuerdo a lo señalado por el funcionario, alcanzó el 70% de los ingresos percibidos por el país en ese año: “el gobierno invierte el 71,4 por ciento de los ingresos que percibe la nación en la atención de áreas prioritarias para proteger al pueblo de los embates de la guerra económica perpetrada por sectores de la derecha”, señaló. Según informó el mismo funcionario para 2014 la inversión social alcanzó el 69,1% del ingreso. También en 2015, el Presidente de la República, Nicolás Maduro dictó el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Misiones, Grandes Misiones y Micro Misiones en el que se establecieron los criterios para la creación, desarrollo, supresión o fusión de las Misiones. Las “Misiones”, que tuvieron durante algunos años un impacto positivo en la reducción de la pobreza se mantienen en crisis desde hace al menos cuatro años.

La ineficiencia y la corrupción en la gestión de gobierno han dilapidado cuantiosos recursos que hubiesen permitido hacer sostenible la reducción de la pobreza en Venezuela, independientemente de la caída del ingreso. Hoy, en números totales, existen más pobres en Venezuela que lo registrado en 1997 cuando el INE contabilizó a 11.950.111 personas en condición de pobreza. El total de nuevos pobres en Venezuela entre 2013 y el primer semestre de 2015,superaría la población total de Uruguay que según su último censo oficial situó su población en 3.323.906 habitantes. Entre 2006 y 2016 se perdió una década en la lucha contra la pobreza.

Ello desmiente las afirmaciones hechas en septiembre de 2015 por el anterior Vicepresidente de la República Jorge Arreaza, ratificadas en marzo de 2016 en su condición de Vicepresidente para el Área Social

En cuanto al método de medición de pobreza por Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), también se aprecia un leve pero preocupante repunte del índice de pobreza, al aumentar de 19,6% en 2013 a 19,7% en 2015 el porcentaje de la población en situación de pobreza medida bajo este indicador. Ello desmiente las afirmaciones hechas en septiembre de 2015 por el anterior Vicepresidente de la República Jorge Arreaza, ratificadas en marzo de 2016 en su condición de Vicepresidente para el Área Social, y repetidas por la actual Ministra del Poder Popular para la Salud, Luisana Melo, durante la celebración de la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre crisis de la salud en Venezuela, celebrada en Santiago de Chile durante el mes de julio pasado, sobre la disminución de la pobreza por NBI. El gobierno le ha mentido deliberadamente al pueblo al informar sobre cifras de pobreza.

La gestión de Maduro está generando un impacto más negativo para los derechos sociales, que el ocasionado durante la aplicación de medidas antipopulares en la llamada ofensiva neoliberal de los años 90. Su gestión se ha convertido en una gran fábrica de pobreza y exclusión social. El “Presidente Obrero” ha hecho más pobres a los obreros.

Frente al creciente descontento social la gestión de Nicolás Maduro intenta cercar las libertades democráticas, mediante la criminalización del ejercicio del derecho a la manifestación pacífica y la imposición de obstáculos a mecanismos constitucionales de democracia participativa y protagónica como el referendo revocatorio. Ante el aumento de la pobreza y el retroceso generalizado en derechos sociales, el gobierno insiste en ocultar la dimensión de la crisis y en no reconocer su responsabilidad, generando con ello más penurias e incertidumbre a los más pobres, quienes ahora, además de las dificultades que padecen debido al deterioro de su calidad de vida, son revictimizados por la ejecución del Operativo de Liberación del Pueblo y la aplicación de justicia militar a quienes protestan en las largas filas para adquirir alimentos.

En opinión de Provea, Nicolás Maduro se ha convertido en un serio obstáculo para la realización y garantía de los derechos humanos en Venezuela. 


Prensa Provea