English Spanish
Rodney Álvarez en el centro, esposado y vestido de amarillo

La Casa de la Mujer Juana Ramírez “La Avanzadora”, ONG con 36 años de trabajo sostenido en defensa de los derechos humanos de las mujeres, quiere a través del presente pronunciamiento expresar su  solidaridad con la familia de Rodney Alvarez.

Rodney Álvarez, un obrero de Ferrominera  en Guayana, fue acusado y encarcelado en 2011 por  un crimen ocurrido en una manifestación laboral.  Testigos y defensores  dan fe de su inocencia.

Ya en prisión, su esposa, camino a su trabajo falleció por arrollamiento de un vehículo. Yanitza Rodríguez, su madre y abuela paterna se hace cargo de los tres hijos de  Rodney y su esposa fallecida.

La precaria situación económica  en que viven,  impulsa en 2017 al hermano menor de Rodney,  de 28 años,  a buscar trabajo en las minas de El Dorado. Es descuartizado por un asesino  de los que controlan la zona por negarse a  entregarle lo poco que había logrado con su trabajo. Este es  un crimen  no investigado.

Yanitza Rodriguez vive en un pequeño rancho en el Estado Bolívar en  muy precarias condiciones económicas, aun con la  ayuda  de una hija. En estos casos, las mujeres también son víctimas invisibilizadas de los efectos que ocasionan en sus vidas las injusticias cometidas contra algún integrante de sus familias.

El martes 8 de junio de 2021 fue la última audiencia del juicio Rodney sentenciándosele  a 15 años de cárcel,  de los cuales ha cumplido 10.

Los tres hijos no solo han sido afectados por la muerte de su madre, por las carencias económicas y sociales que supuso el despido de su padre, es más, tampoco pueden visitar a su padre a Caracas. Resulta que Rodney Alvarez no ve a sus hijos desde que fue encarcelado, ha perdido su mundo laboral, social y familiar, no ve a sus hijos desde hace 10 años.

Cómo puede explicarse la violación de tantos derechos concatenados por un delito que testigos del hecho y su defensa legal declaran y demuestran que Rodney Alvarez no cometió.

Cualquier ser humano conmocionado por esta tragedia familiar solo puede exigir por justicia la liberación de Rodney Alvarez, demostrada su inocencia por la defensa, y denunciada ante los Organismos Internacionales, como la OIT, Michael Bachelet y la Comisión Interamericana de DDHH.

El sistema de justicia que lo condenó, nunca le podrá resarcir de todo lo que le ha sido arrebatado. A su familia tampoco.

Exhortamos de todas las organizaciones defensoras de Derechos Humanos a pronunciarse sobre la trágica situación de esta familia desencadenada con el encarcelamiento y sentencia dictada a  este obrero venezolano.

¡JUSTICIA PARA RODNEY ÁLVAREZ Y SU FAMILIA¡