Publicado en Aporrea.org | Por: Razón y Revolución

En 2007, la familia Vergel Prado, entre ellos Esnéider y Eliécer, se refugia en Venezuela desde Colombia. Al igual que lo hacían en su país de origen, en su llegada a Venezuela se dedicaron a trabajar a la agricultura en los estado de Mérida y Barinas. A su llegada, conocieron a Alcedo Mora, con quien establecieron una relación de ayuda y amistad. El 1 de marzo del 2015, Alcedo Mora es desaparecido, luego de denunciar el tráfico de combustible con Colombia, involucrando a PDVSA y al Gobierno venezolano. Junto con él, también han desaparecido Esnéider y Eliécer. Por eso, contactamos a su hermana, Dany Vergel Prado para que nos cuente su historia y los detalles de la investigación. Por supuesto, nos sumamos a su denuncia al gobierno de Maduro como el responsable de su desaparición.

Dany, queríamos comenzar la entrevista dándote la oportunidad de que te presentes y que nos cuentes quiénes son tus hermanos…

Mi nombre es Dany Vergel Prado. Reclamo y exijo al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro que me regrese a mis hermanos, Eliécer y Esnéider Vergel Prado, que son trabajadores humildes, que vinieron conmigo como refugiados de Colombia.

¿Cuál era la situación tuya y de tus hermanos en Colombia, qué los obligó a refugiarse?

En Colombia éramos campesinos.Tuvimos que exiliarnos en Venezuela debido a la violencia que se sufría aquí en la región de Santander de Colombia

La violencia que vos decís, ¿venía de parte del Ejército colombiano, de las fuerzas paramilitares, o de quién?

Sufrimos amenazas de todos los grupos. De guerrillas, de paramilitares, del Ejército… Porque aquí todos los grupos se pelean entre ellos y los que salimos perdiendo somos los trabajadores. Recibimos amenazas directas por parte de grupos que no se identificaban. Nos amenazaron a todos los vecinos, diciendo que desocupemos las tierras.

¿Cómo conocen tus hermanos a Alcedo Mora?

Nosotros trabajábamos. Llegamos a Venezuela desplazados y conseguimos que nos acepten como refugiados. Seguimos trabajando las tierras en Venezuela y conocimos al señor Alcedo Mora, que nos brindó mucha ayuda y nos apoyó. Él, en el momento en que lo desaparecieron junto con nuestros hermanos, le había conseguido un manto para un techo de la casa de mi hermano Eliécer. Ellos eran así, obreros, que se ayudaban mutuamente. Tenemos mucho que agradecerle a Alcedo Mora.

¿Cómo fue la desaparición de tus hermanos? ¿Fue junto a Alcedo o los fueron a buscar por separado?

Es un tema difícil para mí, para hablarlo. El día 29 de febrero, Alcedo llama a mi hermano Eliécer y le dice que fuera a recoger el manto, que ya lo tenía en su casa. Mi hermano viajó el día primero para allá (eso lo pudimos ver porque con el fiscal Orlando Padrón vimos la información de la llamada y todo eso). Entonces, mi hermano viajó para Mérida. Ahí es donde desaparece. La última llamada la hizo a las 3:44 de la tarde, del día 1 de marzo del 2015, desde la terminal de Mérida. Por ahí cerca estaba el celular del señor Alcedo Mora. Luego lo apagaron y no volvieron a contactarse. Al tiempo, uno marcaba a los celulares y escuchaba como un zumbido, pero no hablaban ni nada. A mi hermano Esnéider lo fueron a buscar al siguiente día. Él vivía en La Jabonera, municipio de Caracciolo Parra y Olmedo, en Mérida. Se lo llevaron el 2 de marzo del 2015. Fueron unos tipos en una camioneta Hilux negra, y llegaron preguntando por piñas. Mi hermano dice que sí, porque vendía piñas desde hacía ya cinco años. Justo pasó un muchacho, escuchó, y nos contó esa información. Mi hermano tenía una moto color naranja. Entonces, a él le mandan a que siga adelante del carro, pero la gente que vive más cerca de la entrada a la comuna (y que conocen a mi hermano y su moto) dijeron que no vieron pasar ni a mi hermano ni a la moto. Ahí ya lo habían metido en la camioneta. Fue el SEBIN venezolano el que se lo llevó, igual a que Eliécer y a Alcedo. El Estado venezolano los tiene desparecidos. Por eso, no le pedimos: exigimos al gobierno de Maduro que nos entreguen a nuestros hermanos y al señor Alcedo Mora. Maduro es responsable de la desaparición, ya que sucedió bajo su mandato.

Nosotros hablamos con la familia de Alcedo y nos contó que sufrieron amenazas por parte del SEBIN. ¿Ustedes también recibieron amenazas?

Yo recibí amenazas porque fui quien puso la denuncia y todo eso. A mí me persiguieron en un auto, en el Estado de Barinas (NdE: Dany vivía en Barinas, mientras que sus hermanos se alojaban en Mérida). Por celular, también recibí amenazas. Me decían que si no me presentaba en la fiscalía de Mérida me iban a llevar. A mi padre también lo secuestró el SEBIN y logró escapar. Pero lo tuvieron 15 días secuestrado en una finca en Venezuela.

Cuándo secuestran a tu padre, ¿pudo averiguar algo sobre el paradero de sus hijos? ¿Le llegaron a decir algo?

Él llegó a identificar que fue gente del SEBIN, pero sobre mis hermanos no pudo averiguar nada.

Vos dijiste que pudiste hacer una denuncia y abrir una investigación penal. ¿Podes contarnos como se manejó ese tema?

La investigación iba bien, cuando la llevaba el fiscal Orlando Padrón Ostos. En un momento, me citan de la fiscalía N° 39 de Caracas. Tenía entrevista con tres fiscales, pero me termina atendiendo un detective, que me dice: “Usted tiene que aceptar, usted sabe, que ellos (por sus hermanos) son guerrilleros”. Yo le dije: “Díganme dónde están. Quiero verlos. Yo le firmo lo que quiera, pero quiero verlos y saber que están bien. Porque si quieren condenarlos, yo prefiero tenerlos en una cárcel y no desaparecidos como ahora. Mientras tanto, no le puedo firmar nada, porque ellos no son guerrilleros, no son paramilitares, no son nada. Ellos solo son trabajadores, campesinos, padres de familia. Mi hermano Eliécer dejó 5 hijos y mi hermano Esneíder dejó un hijito”.

Fue muy horrible esa cita en Caracas, porque querían obligarme a firmar esa declaración. Luego quitaron al Fiscal Orlando Padrón del caso y él recibió amenazas también. Me dijo “Yo no puedo volver a hablar con usted, porque ya ese caso me trajo muchos problemas” y no me quiso volver a responder la llamada. Después tuve muchas complicaciones. Fui a renovar el caso y me dijeron que fuera a San Antonio, para que me atienda la fiscalía. Pero no me quisieron atender.Me sacaron diciéndome que ya esa denuncia estaba hecha y no se podía hacer más nada. Recibí muchos maltratos.

¿Ustedes en qué situación están ahora? ¿Debieron volver a Colombia?

Nosotros regresamos a Colombia. Tenemos una situación crítica, pero aquí estamos. Lo más duro y triste es haber ido a buscar refugio y apoyo de un gobierno, y que ese gobierno le desaparezca a los hermanos. Es muy feo.

Dany, esta nota se va a publicar y se va a difundir por todas partes. Podes hacer el cierre que quieras…

Yo le exijo a Maduro que nos dé respuestas, porque él se ha quedado callado. No puede ser que siendo su mandato no haya hecho nada, sabiendo que fue el mismo SEBIN, sabiendo que ellos lo tienen. ¿Qué daños le hemos hechos nosotros? Solo hemos trabajado para salir adelante. Quisiera pedirle a la ONU también que nos ayude a conseguir a nuestros hermanos y a Alcedo Mora. Que le exijan a Maduro que nos devuelvan a nuestros hermanos. Han dejado a muchos niños sin padres. Incluso, el hijo de Esnéider quedó en Venezuela. No tenemos comunicación con él, porque nos da miedo de ir a buscarlo, por las amenazas que hemos tenido.

Dany, te agradecemos por la entrevista. Vamos a difundirla, y a continuar exigiendo la aparición con vida de tus hermanos y de Alcedo Mora.

Agradecidos estamos nosotros con ustedes por ayudarnos…