El vicepresidente del Foro Penal, Gonzalo Himiob, sostiene que, aunque es de celebrar la excarcelación de varios ciudadanos que estaban presos de manera injusta, no se deben disminuir los esfuerzos por los que siguen prisioneros, que según el organismo llega a 334


Entre la noche del pasado lunes 31 de agosto y el mediodía del martes 1° de septiembre, 50 ciudadanos salieron de los recintos carcelarios en los que se encontraban, algunos por unos meses, otros por varios años, y a donde fueron a parar por diversas razones de tipo político, al manifestarse en contra de políticas del gobierno de Nicolás Maduro. El grupo formó parte de un listado de 100 personas quienes fueron objeto de un indulto a los procesos judiciales que se les había iniciado.

El trasfondo de la liberación de presos políticos aparece como el producto de un acercamiento entre Nicolás Maduro y el excandidato presidencial opositor Henrique Capriles en el marco de un acuerdo hasta hora no hecho público, por el cual el exgobernador de Miranda inscribiría candidatos a las elecciones parlamentarias del seis de diciembre.

Pero aparte del tema meramente político, queda una situación todavía delicada en materia de derechos humanos, según el Foro Penal (FP), hay más de 300 personas privadas de libertad por motivos políticos, por lo que la medida, no debe distraer la lucha por que cese la sistemática violación de derechos fundamentales que, tal como ha avalado la Alta Comisionada para las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, se ha vivido en Venezuela.

Para el abogado Gonzalo Himiob, vicepresidente del Foro Penal, la serie de liberaciones es un buen paso, pero advierte que los elementos que hacen que en Venezuela se violen los derechos humanos siguen existiendo.

Es un buen paso, pero pequeño

“Lo primero que siempre destaco es que todo paso a la libertad es un buen paso. El hecho de que se haya tomado una medida cualquiera que sea, desde el punto de vista político, que haya logrado que personas que estaban injustamente encarceladas o perseguidas hayan vuelto a sus hogares es positivo. Si la pregunta es si esto cambia el panorama la existencia de la represión como mecanismo de control de la ciudadanía, control político, fíjate que no. Si revisas el propio decreto de indulto te das cuenta que los que estaban allí, solo 50 estaban efectivamente presos, 12 estaban en arresto domiciliario y 38 en diferentes centros de reclusión, lo que indica es que, incluso tomando en cuenta esa variación y el hecho de que haya personas que sean excarceladas nos quedan 334 presos políticos que no fueron tomados en cuenta en esa acción o decreto del Ejecutivo”, detalló Gonzalo Himiob.

Añadió que, de la cifra de beneficiados, hay un bloque de personas sujetos a investigaciones penales, bajo medidas cautelares, y que, de acuerdo a los registros del Foro Penal, son 23 personas que quedarían indultadas efectivamente, cifra que en su opinión luce como muy pequeña ante las más de nueve mil 200 personas que están en esa misma situación.

“Si la pregunta es si esto cambia el escenario en materia de violación a los derechos humanos, no. Es un paso adelante, algo que hay que celebrar, pero no podemos perder de vista que la otra cara de la moneda que no es tan luminosa, es que mientras unos salen por motivos políticos que todavía no son completamente discernibles, hay un bloque importantísimo de personas que no salen (en libertad). Hay muchas personas que están fuera de la lista (de beneficiados) y a quienes es muy difícil explicar por qué no salen” aseguró Gonzalo Himiob.

Observa razones políticas y no jurídicas para las liberaciones

-Quedan privados de libertad, entre otros, los que supuestamente participaron en la llamada “operación Gedeón” ¿Cuál es su opinión de que a ellos no les haya tocado el beneficio?

-No puedo analizar las razones de los grupos de personas que fueron seleccionadas y los que no porque la racionalidad de esto es política y no jurídica. Tú hablas de los de Gedeón pero yo te puedo hablar de los Policías Metropolitanos, los hermanos Guevara, los 13 pemones privados de libertad, dos adolescentes considerados presos políticos y veintinueve mujeres de las cuales fueron consideradas seis. Además, pasan cosas tan extrañas como por ejemplo de Emilendris Benítez, está presa por el mismo caso de (el diputado) Juan Requesens, y a él se le concede el arresto domiciliario, pero a ella no, y están en la misma causa.

“Cuál es la lógica que está detrás de la selección de unos y la exclusión de otros (prosiguió Gonzalo Himiob) no la puedo decir; no puedo analizar por qué quedaron por fuera porque el problema de estas cosas es que como el condicionamiento es político y no jurídico no hay racionalidad que se pueda interpretar”.

-¿Cuántas personas se encuentran encarceladas actualmente en el país a pesar de tener boletas de excarcelación?

-Tras el indulto destacamos a Antonia Turbay, era la única que quedaba con boleta de excarcelación de acuerdo a nuestros registros, la base de datos del Foro Penal depende de que las personas nos comuniquen voluntariamente su caso. Es una de las incongruencias que se ven en esta medida, se le concede un indulto a una persona a la que se le había otorgado boleta de excarcelación cuya liberación había sido ordenada ¿Cuál es la intención de todo esto? No parece ir más allá de una intencionalidad política que va dirigida a dos cosas, bajar la presión tanto local como internacional que existe contra el poder por las continuas y sistemáticas violaciones de derechos humanos y por otro lado buscar procurar un poco de legitimidad de cara a lo que pueden ser los procesos venideros de las parlamentarias.

Argumentó el abogado diciendo que esta intencionalidad es expresada no solo en el decreto de liberación, sino por el propio Nicolás Maduro. “Él dijo que espera que este gesto, lo llama él así, sirva para allanar el camino hacia las elecciones. La intencionalidad política queda muy clara”.

Indicó que, así como hay situaciones como las de Antonia Turbay, que tenía boleta de excarcelación, las hay de personas que ni siquiera estaban restringidas en su libertad y en todo caso estaban siendo investigadas y también aparecen como destinatarias del indulto. “Por qué mejor no ocuparse de los que sí están presos en lugar de los que ni siquiera han sido restringidos en su libertad. Reitero, no responde a una intencionalidad jurídica sino a una intencionalidad política que todavía hay que desenmarañar, hay que ver hasta dónde quieren llegar”, cuestionó el vicepresidente del FP.

Control de daños

-Algunos de los que han sido liberados han afirmados que fueron obligados a grabar unos videos en los que aparecen afirmando que no fueron objeto de tratos crueles. ¿Tienen alguna validez estos videos? ¿Cuál sería la intención de grabarlos?

-Es importante destacar que no es la primera vez que pasa. Procesos como este, desde 2007, se han producido siete. Han sido momentos en los cuales se empieza a hablar de unas supuestas conversaciones y negociaciones políticas y salen diferentes bloques de presos políticos. Ha pasado siete veces y en todas estas oportunidades ha sido más o menos lo mismo, se ha intentado que estas personas digan que nunca fueron objeto de maltratos.

“Esto no tiene ninguna validez desde el punto de vista legal (aseveró Gonzalo Himiob), incluso la normativa internacional sobre este tema comprende que estas declaraciones son hechas a modo de extorsión, ‘si no dices esto no te excarcelo’, pero sí refleja claramente que el tema de la presión internacional que desde los organismos de tutela de los derechos humanos se está haciendo contra el poder en Venezuela está surtiendo efecto en este país”.

Por todo esto, el abogado cree que al Gobierno sí le duele que las verdades de las violaciones a los derechos humanos hayan salido a la palestra internacional y que por eso es que busca de alguna manera disminuir esta presión. “Hacen esta especie de control de daños, para evitar que se siga diciendo lo que es la verdad, que en Venezuela se tortura, se maltrata a la gente, se encarcela a la gente por motivos políticos”.

No ha mejorado el acceso a la justicia

¿Tras los indultos ha mejorado el acceso a los presos políticos para la asistencia legal?

-No ha habido una mejoría significativa. Lo que sí ha pasado es que los tribunales, sujetos y sometidos al poder Ejecutivo intentaron acatar la orden que se dio el lunes pasado de manera inmediata y eso es de alguna manera beneficioso, porque las libertades no se condicionaron a otros requerimientos. Uno de los miedos que teníamos era que, incluso publicado en Gaceta Oficial, los tribunales comenzaran a hacer exigencias que no estaban contempladas en el decreto y a poner obstáculos para conceder la libertad, pero eso no pasó, la respuesta de los tribunales ha sido inmediata, demostrando con ello que están sometidos al poder Ejecutivo.

Resaltó Gonzalo Himiob que incluso un organismo de seguridad, el Sebin, no esperó a que estuviera publicado el decreto en Gaceta Oficial y excarcelaron a la gente el mismo lunes en la noche. “Sí hubo mucha velocidad en el acatamiento del decreto, pero eso no significa que haya mejorado el acceso a la Justicia en Venezuela”, aseveró.

-¿Qué pueden hacer las víctimas para lograr que el Estado les pueda resarcir los daños?

-Es una carrera de resistencia y no de velocidad. Lo primero que tienen que hacer si no lo han hecho es presentar la solicitud, la denuncia de que se declare al Estado venezolano culpable de violaciones a los derechos humanos ante los organismos internacionales correspondientes y seguir todo ese proceso. No es sencillo, es un proceso largo y tedioso, pero ese es el paso que hay que seguir si quieren ser reconocidos como víctimas y quieren recibir algunas reparaciones así sean simbólicas.

Continuar las campañas

-¿Los detenidos chavistas, entre ellos la pareja de exgerentes de Pdvsa, son contados por ustedes como presos políticos?

-Están en nuestra base de datos. Los que no están considerados en los indultos hay que seguir haciendo campaña. Una de las cosas que quedan claras con esta situación es que es importantísimo hacer visible esta tragedia de presos políticos y hacer continuas campañas por ellos, si no se hace así la atención que se les presta desde el punto de vista político tanto en un bando como en el otro es nula.

-¿Han recopilado información sobre torturas y demás violaciones de los derechos humanos? Si es así ¿piensan ejercer acciones contra los violadores?

-De todos los casos que recibimos reportes de torturas pues remitimos la información a los organismos correspondientes a nivel internacional y esas denuncias están en curso, en trámite. Que haya algunas personas que fueron torturadas y fueron excarceladas hace más fácil recabar sus testimonios para sustentar mejor esas denuncias. Esos procesos están en curso y no depende de si la persona ha sido excarcelada.

“Es importante tomar en cuenta que, en este tipo de procesos, se genera por una parte una alegría muy válida de los que terminan siendo beneficiados por este tipo de medidas, pero también una desesperanza y una angustia muy grande por los que de alguna manera quedaron por fuera, por eso el llamado que haría es no olvidar pese a la alegría que podemos tener por los excarcelados que todavía tenemos mucha gente bajo injusta prisión y hay mucho trabajo por hacer”, dijo para finalizar.

Para la alianza Provea-TalCual