English Spanish

Arkiely Perfecto, fue diputada suplente del partido Movimiento Revolucionario Tupamaro (MRT) por la Circunscripción 5 del estado Miranda (Municipios: Acevedo, Andres Bello, Brion, Buroz, Paez, Pedro Gual) recientemente se incorporó a las filas del Movimiento por la Democracia y la Inclusión (MDI).

– ¿Qué motivos te impulsaron a salir del Movimiento Revolucionario Tupamaro?

Como lo he manifestado en otras ocasiones, se estaban dando lineamientos de disciplina, cosa que va en contra de mi manera de pensar. Se estaba desvirtuando la lucha dentro de la organización, antes había libertad de pensamiento, sin embargo, de un tiempo para acá solo había sumisión y desvinculados de la situación país, con un silencio en cuanto a alzar la voz frente a esa realidad y exigir al gobierno que recapacitara y tomara acciones en pro de enmendar lo que está ocurriendo.

– ¿Cuál es tu percepción de la situación actual en el país?

Creo que hace falta unificación de criterios, más allá de ahora la tenemos en algunos puntos, sin embargo, por parte del gobierno se habla de un diálogo, por parte de la oposición se habla de una unificación de criterios, cosa que comparto para que lleguemos a una reconciliación nacional. Interpreto que el pueblo está despertando, a pesar de que ha sido esclavizado sicológicamente. En estos momentos hay una manipulación al pueblo a través de los alimentos. Sin embargo, ese despertar no es tan grande, ya que cuando se presentan los escenarios para el reclamo, como son los actos con el compatriota Nicolás Maduro, se hacen cómplices silenciosos.

– Formaste parte de un colectivo histórico ¿Qué opinas de la participación de ese y otros en la represión a la población?

Nosotros no estábamos representados como colectivo, si no como organización política. Me separe de Tupamaros con los más gratos recuerdos. Cuando iniciamos la constitución de esa organización como partido político nos enfocamos mucho en lo que es la lucha social. He sido una luchadora social desde siempre. Las desviaciones te las comenté anteriormente, ellos sin embargo consideran que van por el camino correcto. Decidí romper filas y unirme a las bases populares.

– Me refiero específicamente a las acciones de represión en conjunto a cuerpos de seguridad del estado

No podría decir, hablando específicamente de Tupamaros, que hayan abandonado las luchas populares, siguen haciendo actividades recreativas, rescate del deporte, llevan aún la bandera “frente a la guerra económica: producción popular”, de hecho, es el único partido dentro de la revolución que está produciendo, que está llevando el cultivo del campo, que se reúne con el campesino, esto lo digo con base porque participé en esa tarea. Pero se puso muy silenciosa, antes éramos un partido que o le importaba pararse en las asambleas frente a un ministro y decirle cuáles eran las debilidades, delante del presidente decirle por qué había tanta irresponsabilidad y evasión en las situaciones actuales. Esas situaciones son las que me motivaron a pasar mi renuncia, aunque también no tenía pensado quedarme en el país por la situación económica, parte de mi familia también ha emigrado, sin embargo, esa misma situación me llevó a ir a las bases populares y producto de esas discusiones me llevaron a tener la posición que hoy estoy asumiendo.

– Muchas de esas organizaciones en estos momentos son los que llevan el control en la distribución de alimentos ¿Qué opinión tienes al respecto?

Creo que son politiqueros que llevan la palabra revolución para vivir de ella. También hago la crítica al gobierno, ya que hablamos de un colectivo que apoya y cuida al pueblo, pero también vemos una fuerza armada, una Guardia Nacional como” bachaquea”, como matraquea, cosa que he vivido cuando me traslado en transporte público de Caracas a Barlovento y veo como detienen las unidades y le piden dinero para que puedan seguir en la ruta, he visto como funcionarios les entregan los alimentos a los bachaqueros para que se los revendan al pueblo. Para mí hay una guerra de pueblo contra pueblo. ¿Quién no le ha comprado un producto a un vecino, a un amigo, a un familiar con sobreprecio? Que lo veamos en los colectivos y que el pueblo sea espectador, no solamente en Catia, sino otras zonas como Petare, Guarenas, Higuerote, algo que está extendido en todo el territorio nacional, a pesar de un gobierno que aprueba leyes, que le da órdenes a esa fuerza armada para que ponga orden y son ellos los partícipes de esa situación. El ciudadano se encuentra entre la espada y la pared, ¿dónde puede acudir? Hay personalidades del gobierno que hablan de una guerra económica y de bloqueo, atribuyendo todos los males el imperio, pero ¿es culpa del imperio que no haya gas? ¿es culpa del imperio que el agua no llegue apta para el consumo humano? ¿es culpa del imperio que exista una tarifa de transporte público que no se cumple? Estas críticas abiertas llevan dentro de las filas revolucionarias de dónde vengo, a ser tildada de contrarrevolucionaria, de antichavista, de opositora, de apátrida y creo que esa es una actitud anti política, porque el ciudadano que está abierto a la crítica está abierto a enmendar los errores que ha venido cometiendo.

– Siendo una luchadora social ¿qué papel debería jugar las mujeres en medio de esta coyuntura?

El papel que han venido asumiendo las mujeres es heroico, vemos a las mujeres madrugando para ir a trabajar para llevar el sustento a sus hogares, hemos visto a mujeres que han tenido la difícil decisión de dejar a sus hijos y partir a otras tierras a ganarse el pan antes que ver a su hijo muriendo de hambre.

– Desde el punto de vista de la organización, de la participación ¿qué papel deberían jugar?

Planteo que pudieran hacer una red comunicacional respecto al vecino que vende y llevar ese mensaje de reflexión a las asambleas, porque creo que si hablamos de reconciliación y lo hacemos en masa puede calar el menaje que esa mujer que bachaquea no debe arremeter contra la vecina, contra el amigo, con el tema de la distribución de comida a precios inalcanzables.

– Alguna cosa que quieras decir para finalizar

Creo en la unificación de criterios. Creo plenamente que el venezolano ahorita está asumiendo una actitud patriótica. Hago públicamente un reconocimiento al venezolano que desde afuera están con nosotros dándonos su apoyo. Creo que a pesar de las angustias que estamos viviendo y de los acompañamientos que estamos haciendo en las manifestaciones debe reinar un comportamiento cívico entre venezolanos.


Luis Silva | Especial para Provea