<iframe width=”640″ height=”360″ src=”https://www.youtube.com/embed/hHmYusVf8Lw” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Ayer 27 de junio en el marco del “Encuentro popular de sectores y movimientos constituyentes”, Nicolás Maduro aseguró que “si Venezuela fuera sumida en el caos y la violencia y fuera destruida la revolución bolivariana, nosotros iríamos al combate, nosotros jamás nos rendiríamos, y lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas”.

Estas declaraciones evidencian el desprecio de Nicolás Maduro por las formas democráticas de resolución de conflictos: el derecho al sufragio fue suprimido el pasado 20 de octubre y seguidamente se tomaron un conjunto de decisiones que han venido cerrando las vías democráticas y consolidando la dictadura: activación del Plan Zamora el 18 de abril para reprimir las manifestaciones e incorporar a agrupaciones paramilitares en la represión contra el pueblo; convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente el pasado 1ero de mayo, de espaldas a la Constitución, la voluntad soberana del pueblo y con el claro objetivo de abolir la Carta Magna vigente desde 1999; y la prórroga del estado de excepción el 13 de mayo, como las políticas generales que abarcan un conjunto de acciones de las que somos testigos diariamente.

Ya desde Provea venimos advirtiendo la consolidación del terrorismo de Estado orientado a generar terror en la población e inhibirla de manifestarse en contra de Maduro y su equipo. Y el temor no es solo promovido a través de a retórica oficial, sino también en las acciones concretas: allanamientos ilegales, detenciones arbitrarias, juicio a civiles en tribunales militares, empleo de armas de fuego para dispersar manifestaciones, campañas de odio a través de redes sociales y medios de comunicación del Estado, entre otras.

Venezuela ya está sumida en el caos y la violencia que ha generado Maduro y su equipo, y ante esto la Rebelión Popular se ha mantenido activada. En ese sentido, el Mensaje de Maduro es una clara amenaza a los sectores democráticos que defendemos la Constitución de 1999, es la seguridad de que el Plan Zamora va a acentuarse a medida que nos acerquemos al 30 de julio.

Desde Provea rechazamos cada acción de la dictadura, defendemos la Constitución vigente y seguiremos participando en el reestablecimiento de la institucionalidad democrática.


Prensa Provea