Francisco Márquez Lara, fue preso político y activista de Voluntad Popular, estuvo detenido por cuatro meses y ahora reside en el exilio. El activista de 27 años denunció ante el exfiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Ocampo, los detalles de su caso y los pormenores en materia de impunidad alrededor de los presos políticos.

Márquez destacó que en Venezuela no existe justicia ni independencia de poderes. Contó con detalle cómo el año pasado fue detenido en el estado Cojedes sin posibilidad de comunicarse con un abogado ni apelar alguna razón.

Las declaraciones de Márquez se dieron en el marco de la primera audiencia de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tiene como propósito evaluar la comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

El activista comentó como fue amenazado por no responder el interrogatorio ilegal por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), lugar donde presenció como le propinaban una golpiza a un hombre por más de 30 minutos.

“Celdas putrefactas, con zancudos, limitaciones de comidas y de visitas. Hasta me dio dengue.” expresó Marquez. Ocampo mostró interés acerca del estado de la independencia del sistema judicial en Venezuela.

Márquez denunció haber recibido advertencias de un emisario del Gobierno, quien le indicó que debía guardar silencio y no seguir las denuncias en mecanismos internacionales, dado que estas podrían afectar a los demás presos políticos en Venezuela.

Asimismo, el activista mencionó a algunos funcionarios responsables de ejecutar torturas en el Sebin, destacando entre ellos los comisarios Ronny González y Carlos Calderón.

“Ellos no solo dan las órdenes sino que participan activamente en las torturas”, aseveró Márquez.


Prensa Provea