English Spanish

A las 9:00 pm del sábado 22 de julio, el Hospital Vargas se quedó sin oxígeno central. Murieron una mujer de 29 años de edad con tuberculosis y un hombre, de 49 años de edad, que fue operado por recibir un disparo con arma de fuego al resistirse a un robo que se encontraban en Trauma Shock.

Personal hospitalarios denunció que en la noche los residentes de guardia recibieron la información de que se acabaría el oxígeno central, pero que había cuatro bombonas para suplirlo. En Trauma Shock había  cuatro pacientes recibiendo ventilación mecánica. A las 8:30 pm ya no había manera de continuar con la ventilación, pero tardaron 45 minutos en conectar a los pacientes a las bombonas y dos de ellos murieron.

Aún quedan dos pacientes intubados en Trauma Shock y otros tres en el área de Observación que requieren ser conectados.

El personal de guardia recibió amenazas del subdirector del Hospital para que la información no saliera a la luz pública.


Codevida con información de El Nacional