Posterior a un conjunto de acciones que han tenido como objetivo criminalizar la legitimidad de la Asamblea nacional (AN), el presidente de la misma, Julio Borges, envió una carta al Papa Francisco donde explicaba las dimensiones de la crisis venezolana.

La misiva fue enviada el pasado jueves y detalla los efectos de la crisis y cómo amenaza la vida de los venezolanos. En la carta, se solicita al pontífice hacer un llamado a favor de la apertura del canal humanitario en el paí, dado que las autoridades niegan cualquier ayuda humanitaria y desconocen los problemas que atraviesan los ciudadanos. De igual forma exhortó a su Santidad “elevar sus oraciones por Venezuela y sus caídos.”

“Somos víctimas de la peor de las injusticias sociales. Se trata de una desigualdad Cruel: quienes tienen posibilidades económicas sobreviven y quienes no, se despiden. Duele encontrar en las calles de Venezuela a familias enteras que comen de la basura, a niños que mueren por falta de medicinas y a jóvenes que emigran en búsqueda de un  mejor futuro en el extranjero”, expresa el documento.


Prensa Provea