Marino Alvarado | Se cumple un año de la Rebelión Popular Abril-Julio que significó la más grande movilización popular del siglo XXI en America Latina. Una demostración de fuerza de sectores diversos de la sociedad descontentos con un gobierno empeñado en desmejorar cada día la calidad de vida de las familias. En grandes, medianos y pequeños poblados de manera simultánea se tomaron las calles desafiando la represión. Las protestas mayoritariamente pacíficas contaron con una amplia participación de mujeres.

Fue interesante ver en muchas protestas como de un mismo núcleo familiar abuela, madre e hija participaban. Tres generaciones actuando con un mismo propósito. Muchas madres marcharon junto a sus hijos no solo indignadas sino también en su espíritu protector preocupadas por algún incidente que les pudiera ocurrir.

Fotos emblemáticas como la de una mujer capaz de pararse frente a una tanqueta le dieron la vuelta al mundo. Ella en medio de una nube de gases lacrimógenos impidiendo el paso de la tanqueta es un ejemplo de la valentía que desplegaron muchas mujeres poniendo en riesgo su vida pero dispuestas a demostrarle al poder que no se intimidaban ante su brutal represión

La gran mayoría de las mujeres que participaron fueron las jóvenes. A ellas generalmente se les vio de primeras en llegar a las convocatorias, encabezar movilizaciones, devolver bombas lacrimogenas y en ciertas ocasiones formando parte de los escuderos. Con rostros cubiertos o descubiertos ahí estaban. Desplegaron su creatividad para demostrar sus descontento y varias incluso protestaron desnudando su cuerpo.

A mediados del mes de junio una de las pancartas que llevaba una joven de aproximadamente 20 años me llamó mucho la atención y me conmovió. Ese día cumplía años y se podía leer en una cartulina blanca “Deseo que este sea mi último cumpleaños en dictadura”. Desafortunadamente la Rebelión Popular fue derrotada y el deseo de la joven no pudo hacerse realidad. Hoy vivimos una dictadura constituyente.

La rebelión no triunfó pero dejó enseñanzas importantes. Destaco dos. La primera, quedó demostrado que las protestas si tienen un nivel de coordinación  potencian considerablemente la capacidad de exigencia del pueblo. En la Rebelión se contó con un nivel significativo de coordinación  que lo logró la dirigencia de la oposición al establecer la agenda nacional casi diariamente. Se convocaba una marcha de mujeres y en los distintos estados y municipios se atendía el llamado. Una marcha de la tercera edad y en todos los estados se producía, se llamaba a bloquear calles y el llamado se atendía. La segunda enseñanza, es que la movilización sino va acompañada de un proceso de organización que le de más capacidad de acción y permita trascender lo que lo cotidiano va imponiendo, se desgata la capacidad de acción al favorecer la dispersión de fuerzas e iniciativas. La Rebelión en parte fue derrotada, porque esta labor de organización cuando pretendió ser promovida de manera intensa ya las protestas venían en declive.

En la Rebelión Abril -Julio muchas familias quedaron enlutadas. Tanto del lado de los manifestantes como de la fuerza pública y de los grupos paramiliatres pro gobierno hubo pérdidas lamentables de vidas incluyendo varias mujeres. Muchos manifestantes que resultaron heridos aún se mantienen en proceso de recuperación con las dificultades de llevar un tratamiento médico  un país con una grave crisis en el sector salud y amplia escasez de medicinas. Miles de los detenidos se mantienen bajo procesos penales en régimen de presentación periódica en tribunales y cerca de 250 se encuentran encarcelados en condición de presos políticos.

El gobierno sugerirá con su discurso de descalificar la protesta y etiquetar a los manifestantes y los lideres  como terroristas. La versión oficial además de los vencedores. Desde estas líneas reivindicamos y seguiremos reivindicando en nuestra labor la Rebelión Popular de 2017 como una gran gesta del pueblo buscando liberarse de la actual dictadura y aspirando una Venezuela Mejor. Vendrán nuevos tiempos de lucha y con ellos la activa participación de las mujeres.

ACERCA DEL AUTOR:

Abogado, Coordinador de Investigación, Monitoreo y Difusión de Provea.