Esta semana tuvo lugar un allanamiento por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) a la residencia de las Hermanas de Cristo Rey en Valencia, el monseñor Reinaldo del Prette Lissot, arbobispo de Valencia confirmó la situación y emitió una carta ante el arrebato por parte del SEBIN.

Sr. Comisario:

El día lunes 7 del presente mes fui informado, por las Hermanas Religiosas de Cristo Rey, de un infortunado suceso: a las 12.30 de la madrugada de ese día, irrumpieron violenta y atropelladamente unos treinta (30) hombres y una mujer, presuntamente miembros de ese Cuerpo de Seguridad del Estado, en la Residencia Universitaria “Cristo Rey”, que por más de cincuenta (50) años han dirigido la Comunidad Religiosa Hijas de Cristo Rey, en la Urbanización Guaparo de nuestra ciudad. Esta Residencia ha sido el hogar de muchas jóvenes universitarias que, desde los distintos Estados del país e incluso del extranjero, han venido a realizar sus estudios universitarios en las Casas de Estudio de nuestra ciudad.

Esa acción violenta, sin ninguna orden de visita domiciliaria emitida por un Tribunal, generó zozobra, angustia, temor y miedo en las cinco (5) religiosas, muy mayores que se encontraban en el lugar. Todavía al día de hoy están alteradas en su estado de ánimo. Definitivamente, dicha irrupción fue un atropello que no dudo en calificar de torpe y desdice mucho de una Institución de Seguridad Pública que tiene a su cargo labores de inteligencia, pues, muy poca inteligencia y falta de sindéresis demostraron en esta incursión a dicha Residencia, donde lo que habían eran religiosas mayores.

Así mismo, estos funcionarios decomisaron equipos de seguridad de la Residencia, como un DVR, un equipo de computación perteneciente a una de las religiosas, el disco duro que se encontraba ubicado en la recepción de la Residencia y un Router (Wi-Fi); espero que dichos equipos sean devueltos en muy corto tiempo a la Residencia de donde fueron retirados.

Agradeciéndole la recepción de esta,

Atentamente,


Con información de la Conferencia Episcopal Venezolana