English Spanish

Activistas, ciudadanos, embajadores, organizaciones, jóvenes y adultos salimos a las calles de Caracas el pasado domingo 3 de julio, para exigir fin a la discriminación y derechos humanos para la comunidad LGBTQI+ en Venezuela. Con bailes, banderas, cantos, esperanza, música, pancartas y una larga caminata hasta Plaza Venezuela, se realizó lo que fue denominado por activistas como una pintada de colores y orgullo para el país, recordando la falta de derechos y la ausencia de un Estado que los proteja. 

Caracas y el país fueron sorprendidos por la gran multitud de personas que salieron a las calles desde las 11:00 AM para acompañar a la comunidad LGBTIQ+, en conmemoración del Día del Orgullo y la exigencia de sus derechos. Una movilización que partió desde Parque Miranda y Parque Cristal, Los Palos Grandes, y finalizó en Zona Rental, Plaza Venezuela, tras haber recorrido una larga parte de la ciudad, bajo el sol y con una lluvia que no detuvo a la multitud.

“Vamos por iguales derechos, ni más ni menos iguales derechos es nuestra consigna, como seres humanos iguales, nacidos iguales en dignidad y derechos”

Richelle Briceño, activista LGBTIQ+

Álbum de fotos de la marcha

Derechos en deuda

Pero no todo fue colores de orgullo, Venezuela continúa siendo uno de los países más atrasados de América Latina en materia de derechos humanos para las lesbianas, homosexuales, bisexuales, trans y más personas de la comunidad LGBTIQ+; o como el matrimonio igualitario que ya es legal en más de 30 países y permitido en al menos otras 30 regiones, mientras que en Venezuela sigue ilegal con limitaciones

Alberto Nieves, director de ACCSI y asistente en la concentración, alertó que el primer violador homofóbico en Venezuela es el Estado venezolano: “Hay homofobia de Estado, no hay leyes que protejan a las comunidades LGBT+, incluso poblaciones muy afectadas como los que viven con VIH, totalmente abandonados por parte del Estado ”

El director de ACCSI no fue el único que cuestionó el compromiso del Gobierno de Nicolás Maduro con este grupo de personas, Richelle Briceño, activista LGBTIQ+, denunció que el Estado venezolano sigue con una enorme deuda moral y social con la población LGBT+ venezolana.

Vanessa Blanco, directora de Joven Pride, también recordó que las personas LGBTI viven con constantes dificultades en cuanto a derechos humanos en Venezuela, como la falta de una Ley de Identidad Trans, poder donar sangre, la penalización de la homosexualidad dentro del código penal de justicia militar y el matrimonio igualitario sin discriminación. Reiteró que es necesario seguir protestando y reafirmando que los derechos humanos son derechos universales para todas las personas.

Memoria y crímenes de odio

Durante la manifestación, diversos activistas expresaron a PROVEA la importancia de recordar a todas aquellas personas que han perdido su vida por la violencia basada en prejuicio, crímenes de odio por su orientación sexual, identidad y expresión de género.  

Más de 20 personas de la comunidad LGBTIQ+ fueron asesinadas y se registraron más de 40 casos de homofobia y transfobia, solo en 2021

Giovanni Piermattei, de la ONG Venezuela Igualitaria, reiteró que el acompañamiento y las luchas deben seguir por las vidas que vienen, por su dignidad, el respeto que se merecen y por una vida libre de violencia.

“A pesar de estar en emergencia humanitaria compleja, ausencia del Estado de derecho y en medio de una pandemia, nos celebramos, nos celebramos a pesar del miedo, a pesar de la violencia, a pesar de la ausencia de nuestros derechos”

Yendri Velásquez, activista LGBTIQ+

Acompañamiento por derechos universales

La marcha por el Día del Orgullo LGBTIQ+ en Caracas también contó con el acompañamiento de embajadores, encargados de negocios y representantes del cuerpo diplomático de la Unión Europea que asistieron para promover su mensaje de igualdad, respeto y fin a la discriminación: Unidos en Venezuela por la diversidad.

Además de miembros de la Unión Europea, también estuvieron presentes otros miembros del cuerpo diplomático de Latinoamérica, de Asia y de África para afirmar su compromiso con los derechos de las personas de la comunidad LGBTIQ+ en todo el mundo, según el Embajador de Francia, Romain Nadal.

“Son derechos que deberían ser universales. Como el derecho de amar a quien quiera, cual sea su orientación sexual. Es un derecho básico. El amor es la base de las relaciones humanas, y no podemos impedir a una persona amar a otra por su orientación sexual, eso es una discriminación inaceptable” señaló el embajador Nadal, quien afirmó que su presencia era para afirmar esos derechos y su universalidad.

Todas las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Un derecho universal, contemplado en la Declaración Universal de derechos humanos de la ONU.


Desde PROVEA seguiremos defendiendo los derechos humanos de las y los venezolanos, la comunidad LGBTIQ+ de Venezuela necesita derechos que le garanticen verdadera igualdad y la garantía de leyes tan básicas como la identidad y la unión sin discriminación.

Es 2022 y Venezuela sigue atrasada en materia de derechos humanos para la comunidad vesus la situación de la mayoría de los países de América, aún se sigue criminalizando el aborto, la penalización de la homosexualidad en la justicia militar y el matrimonio igualitario aún no es garantizado.

Debemos continuar levantando nuestra voz por una sociedad sin exclusión, discriminación ni odio, todas las personas tienen derecho a sus derechos, es un principio básico de la humanidad y de toda persona al nacer.

Óscar Calles, prensa PROVEA