English Spanish

A las 11 de la noche del 12 de marzo fue excarcelado el activista de derechos humanos y comunicador social Luis Carlos Díaz, luego de haber sido detenido de manera arbitraria por efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Tras la detención y allanamiento a su vivienda, intimidando a su esposa para que no denunciara la situación, se activó una amplia acción de solidaridad liderada por comunicadores sociales de distintos medios nacionales e internacionales, y por organizaciones de derechos humanos. El uso activo de las redes sociales y acciones de calle permitió generar una presión pública importante sobre quienes detentan el poder.

Aproximadamente a las 5:30 de la tarde el activista fue trasladado desde la sede del SEBIN, en El Helicoide, hasta los tribunales. Correspondió al Tribunal 31 de Control, a cargo del Juez Freddy Pérez Alvarado, la realización de la audiencia de presentación. Finalizada la audiencia se conoció que a Luis Carlos Díaz le fueron impuestas medidas de restricción de libertad tales como: prohibición de salida del país, presentación ante el tribunal cada ocho días, prohibición de informar sobre su caso y el no poder asistir a concentraciones públicas. Las dos últimas medidas son inconstitucionales ya que violan el derecho a la libertad de expresión del activista. Igualmente, prohibir asistir a concentraciones en un país donde el protagonismo del pueblo se ha transformado en un factor fundamental para lograr la democracia, también es una medida arbitraria.

Consideramos desde Provea que fue gracias a la presión popular que el gobierno, a través de un Ministerio público a su servicio, se vio obligado a solicitar la excarcelación de Luis Carlos Díaz.

Seguiremos desde Provea acompañando a las víctimas de violaciones de derechos humanos y coordinando con sus familiares las estrategias más convenientes, siendo las víctimas y sus familiares los principales protagonistas.


Prensa Provea