English Spanish

Washington D.C.- En el marco del Día Mundial de la vida silvestre y del Día Mundial de la eficiencia energética, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) publican la resolución 3/21 «Emergencia climática: alcance de las obligaciones interamericanas en materia de derechos humanos«.

La resolución reconoce que el cambio climático es una emergencia de derechos humanos, constituyendo una de las mayores amenazas para el pleno disfrute de los derechos humanos de las generaciones presentes y futuras, para la salud de los ecosistemas y de todas las especies que habitan el hemisferio. Su adopción responde a la iniciativa de la REDESCA en el marco del mandato recibido dentro del plan estratégico 2017-2021 de la CIDH, así como a la prioridad del tema en la agenda estratégica 2021-2023 de la Relatoría Especial.

Se trata del primer documento del sistema interamericano de derechos humanos específicamente dedicado a la cuestión del cambio climático. En su elaboración se han considerado tanto los desarrollos normativos y jurisprudenciales del sistema interamericano, como del universal; entre ellos, la Opinión Consultiva 23 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que desarrolla el derecho humano a un medio ambiente sano.

La presidenta de la CIDH, Julissa Mantilla Falcón resaltó que «El enfoque de derechos humanos con perspectiva de género e intereseccionalidad es indispensable para hacer frente el cambio climático y la amenaza que supone para las personas en mayor situación de vulnerabilidad. Esta resolución es una herramienta fundamental para aplicarlo con eficacia».

Por su parte la Relatora Especial, Soledad García Muñoz afirmó: «El cambio climático es una tragedia para los derechos y la salud de las personas, así como para la naturaleza. Esta resolución evidencia que cumplir con las obligaciones estatales en el marco del sistema interamericano de derechos humanos exige ambición y justicia climáticas».

Al hacer pública esta resolución, la CIDH y la REDESCA toman nota de la reciente divulgación del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), donde se resalta que el cambio climático causado por el ser humano está provocando una disrupción peligrosa y generalizada en la naturaleza, afectando la vida de miles de millones de personas que viven en contextos altamente vulnerables.

La emergencia climática ha traído consigo una amenaza importante al disfrute de varios DESCA imprescindibles para una vida digna, como son el derecho al agua y al saneamiento, a la alimentación, a la salud, a la vivienda y el derecho a un ambiente sano. Por ello, la resolución tiene como objeto sistematizar las obligaciones que tienen los Estados en materia de derechos humanos en el contexto de la crisis climática, con el fin de que la implementación, diseño y ejecución de las acciones climáticas tenga el adecuado enfoque de derechos.

Para elaborar la resolución, la Relatoría Especial encabezó un proceso de investigación y redacción, que contó con la participación de personas expertas, así como diálogos con organizaciones de la sociedad civil, academia y actores relevantes en la materia, inclusive en el marco de las Conferencias de las Partes (COP) del Convenio Marco sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (UNFCCC). De esta forma, el texto contempla los principales asuntos que se vienen abordando en las negociaciones climáticas y que inciden en las obligaciones de los Estados en materia de derechos humanos.

El texto incluye una serie de estándares y recomendaciones dirigidas a los Estados miembros de la Organizaciones de los Estados Americanos (OEA), que también resultan relevantes para el trabajo de organizaciones de la sociedad civil, academia, instituciones nacionales de derechos humanos, como para otros organismos multilaterales que trabajan en la región.

La Comisión y la REDESCA invitan a tales actores, como a los medios de comunicación social y periodistas a difundir ampliamente esta resolución. Por su parte, la REDESCA se pone especialmente a disposición de los Estados Miembros, de la OEA y demás entidades interamericanas, para generar acciones promocionales y de asistencia técnica en su implementación.

La REDESCA es una Oficina autónoma de la CIDH, especialmente creada para apoyar a la Comisión en el cumplimiento de su mandato de promoción y protección de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en el continente americano.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Prensa CIDH