Este martes 19 de noviembre, Ortelio Segovia, activista y defensor indígena del Amazonas con más de 40 años de lucha, acudió a la sede del Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) para agradecer personalmente el pronunciamiento, denuncia y difusión de Provea con respecto a su desaparición forzosa que sufrió por nueve días el pasado mes de octubre por parte de grupos irregulares.

Segovia, junto a Pablo Tapo, Coordinador Regional del Movimiento Indígena Armazonense de Derechos Humanos (Moinaddhh) saludó la solidaridad de Provea con su caso “Reitero mi agradecimiento profundo a Provea, distantes en la ciudad capital, pero cercanos a todos; una oficina que vela por los derechos de todos (…) Sí existe esta organización, a pesar de estar a miles de kilómetros sí existe y quiero darles las gracias por eso, por no dudar en alzar su voz en mi caso” puntualizó el dirigente sindical que además confesó que la sociedad civil también fue de suma importancia para la difusión de su estatus ante la fiscalía y los efectivos gubernamentales en los días de su desaparición.

Cicatrices de un secuestro

Ortelio Segovia, activista y defensor indígena, fue víctima de una desaparición forzosa de 9 días desde el 21 de octubre por el “hampa” organizada, producto de una acusación de los dirigentes de un consejo comunal de Puerto Ayacucho quienes señalaron a Segovia de poseer un presunto cargamento de armas para armar a los barrios, calumnia con lo que fue privado de su libertad, esposado y mantenido en cautiverio, en un lugar que describió como “una selva inhóspita” donde nunca pudo observar la cima de los árboles.

En sus manos quedaron cicatrices de las esposas, y en su mente todo lo que vivió durante esos días de lucha; algo por lo que pasaba por primera vez desde que había decidido ser activista y defensor de los derechos de su comunidad, afirmó que ser despojado de su derecho a la libertad por calumnias fue una razón que al final del camino le otorgó su libertad “mi vida es un libro abierto” señaló.

Los señalados de las acusaciones contra Segovia fueron despedidos de sus cargos después de 48 horas de la liberación del activista, cargos que desempeñaban desde hace 8 años, personas que fueron denunciadas como corruptas en reiteradas oportunidades por el mismo Segovia. El grupo que retuvo a Ortelio por 9 días, posteriormente se disculpó con él por la “confusión” y la arremetida contra su integridad y libertad.


Desde Provea condenamos este y cualquier caso donde se vulneren los principales derechos humanos de las personas, el derecho a la libertad está consagrado en la declaración universal de DDHH de las Naciones Unidas y en La Constitución de Venezuela, por lo que debe ser condenado en todos sus niveles y responsabilizar a sus principales culpables; ninguna persona debería pasar por semejante momento donde se rebaje y humille su dignidad humana, y donde además se vulnere y peligre su derecho a la vida.

Reiteramos nuestra disposición de defender a todas y todos en cualquier violación de sus derechos, sin importar su procedencia o estatus, o cualquier distinción; nuestras oficinas están a total disposición de los ciudadanos que necesiten nuestra ayuda, visibilizar y denunciar este tipo de violaciones es nuestra principal labor para lograr la restitución de sus derechos y el respeto a la dignidad humana.

Agradecimiento

Pablo Tapo, Coordinador Regional del Movimiento Indígena Armazonense de Derechos Humanos (Moinaddhh), agradeció personalmente con un documento de registro y memoria al Coordinador General de Provea, Rafael Uzcátegui, por el apoyo y denuncia de Provea en el caso de Ortelio Segovia, un defensor de los derechos humanos, víctima de un episodio oscuro en su vida de defensa.

Rafale Uzcátegui, Coordinador General de Provea, y Pablo Tapo, Coordinador General de Moinaddhh.


Provea, todos los derechos para todas y todos.

Prensa PROVEA, Óscar Calles.