Marino Alvarado | El próximo 7 de mayo vence el mandato del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela integrado por países de Europa y Latinoamérica. Lo conforman: Francia, Alemania, Italia, España, Portugal, Suecia, Holanda y Reino Unido, así como Ecuador, Costa Rica, Uruguay y Bolivia.

Se propuso  promover, en un lapso acotado, una visión común y una aproximación más concertada entre actores internacionales relevantes sobre la situación de Venezuela apuntando a alcanzar una solución pacífica y democrática a la actual crisis. El grupo definió contribuir a construir confianza y crear las condiciones necesarias para un proceso creíble, alineado con los preceptos fundamentales de la Constitución venezolana, permitiendo a los venezolanos determinar su propio futuro mediante la realización de elecciones presidenciales, con todas las garantías para un proceso electoral libre y justo, supervisado por observadores internacionales independientes.

Dejó bien definido que su papel no es de mediador. Su actividad se orienta a contribuir a crear condiciones para que en un tiempo razonable se convoquen nuevas elecciones libres y justas en el país y que se realicen con supervisión internacional. Se planteó entre otros propósitos  lograr la liberación de presos políticos y el levantamiento de la proscripción para dirigentes y partidos de oposición, así como ingreso de asistencia internacional para atender las necesidades básicas insatisfechas de la población, es decir, que la ayuda humanitaria empezará a llegar a la población.

Si bien no ha logrado la liberación de un número importante de presos políticos y el gobierno persiste en perseguir a militantes y simpatizantes de partidos políticos de la oposición, no hay duda que sus gestiones sumaron al esfuerzo de otros para que finalmente ingresara la ayuda humanitaria.

En el contexto actual venezolano apostar a una salida pacífica, inclusiva y democrática, donde el pueblo con su protagonismo decida quién nos gobernará en los próximos años, implica reafirmar la necesidad que ese grupo de contacto continúe realizando esfuerzos en los propósitos definidos.

Aspiramos que en la reunión del próximo 7 de mayo el Grupo extienda su mandato y que tanto  el gobierno como la oposición dialoguen con los países que integran este Grupo Internacional para avanzar hacia la convocatoria a elecciones presidenciales.

Sería importante que este Grupo, en los contactos que debe realizar, amplíe su comunicación y escuche las voces de la sociedad civil que tienen mucho que decir y aportar para salida pacífica y electoral en un tiempo razonable.

El deterioro económico y social de Venezuela avanza a pasos acelerados y el país necesita un acuerdo básico de gobernabilidad y reinstitucionalización que permita iniciar un proceso para revertir el grado de deterioro existente. Seguiremos trabajando para que dicho acuerdo se haga realidad.

ACERCA DEL AUTOR:

Author profile
Marino Alvarado

Abogado, Coordinador de Investigación, Monitoreo y Difusión de Provea.