English Spanish

Luis Carlos Díaz es infoactivista, periodista y locutor del Circuito Éxitos.

¿Cómo caracterizarías el fenómeno de las redes?

Lo que ocurre con Internet es que es una suerte de capa que le permite a todo el mundo estar en contacto unos con otros. En la red el espacio geográfico se dinamita y hace que coincidamos en varias plataformas, eso hace que muchísima gente pueda compartir contenido, datos, insumos, estar en contacto unos con otros.

Eso nos da una ventaja de organización, de poder ciudadano que es sumamente inédito, nadie como nuestra generación ha estado tan informada, tan rápido, con tantos insumos y es una gran ventaja que debemos aprovechar.

¿Qué es la infociudadanía y cómo se diferencia del Infoactivismo?

Hay algo importante que asumir en este momento y es que los ciudadanos tienen la capacidad de consumir información de manera inédita, porque tienes muchos canales, acudo a redes, acudo al filtro social, mis amigos deciden y eso ya te da una dimensión distinta. Tienes tus propios medios y tus propias plataformas, cada ciudadano tiene capacidad de incidir en otros, eres absolutamente autónomo y descentralizado. La infociudadanía se diferencia del periodismo ciudadano porque genera mucho ruido, cuando uno habla del segundo se considera que los ciudadanos aplican métodos para verificar información y eso no necesariamente es así. Le toca a los periodistas procesarlo y darle relevancia, pertenencia pública, es decir que lo proceso metodológicamente.

¿Correspondería al periodista verificar la información que publica un infociudadano?

Sí es un nuevo modelo de colaboración, hay una cibercalle, donde destaca gente interesante por su especialidad, quieres entender cómo es la economía nacional y en Twitter tienes 30 economistas y no solo 2, con las tendencias que quieras y así ocurre con cada una de las fuentes. Eso nos da un poder absolutamente distinto.

¿Tiene desventajas tener tanto acceso a la información?

No lo llamo desventaja, porque es como si estuviera en un clase de cocina y discutiéramos si el fuego quema o los cuchillos cortan, hay accidentes, lo que digo es que existen una nueva clase de valores por ejemplo si nos estamos encerrando a través de nuestros amigos significa que debemos tener alertas porque nos estamos encerrando en una burbuja de gente que piensa como nosotros eso nos termina radicalizando. Otro gran problema es cuando la gente no tiene la educación suficiente para hacer procesamiento crítico de toda la información que recibe porque hay que diferencia entre medios de comunicación y plataformas de comunicación, un medio de comunicación tiene toda la información y la plataforma donde hay insumos, materia prima. Si no tienes la educación para interpelar, no vas a tener los anticuerpos para combatir eso.

¿Cuál es la verdad de las mentiras en las redes?

Creo que la verdad puede ser una construcción colectiva porque necesitas mucho y mucho trabajo, y a veces las audiencias no quieren que te tomes ese trabajo. Si hay gente dentro de ese desastre que quiere llegar a la versión más parecida de la realidad, pues que bueno habrá que apoyarlo. Necesitas apegarte al concepto de la paz.

¿Qué significa trabajar en enjambre?

El asunto cuando tejes redes, cuando tienes relaciones con otras personas y las vas cultivando, empecemos a tener maneras más descentralizadas, empiezas a construir una comunidad que antes no existía, que antes era muy comunicado verlo, movilizarlo, ahora empezamos a utilizar como un enjambre, ves que cada una de las partes, respeta sus especificidades y todos se preguntan cómo pueden aportar, pero desde el rol que están cumpliendo.
Cuando tienes que trabajar a largo plazo debes delegar. Los enjambres son eficientes porque tienen reglas muy sencillas.

¿Algunas recomendaciones específicas para los infoactivistas?

Lo primero es que la gente tiene que saber que está ejerciendo un derecho, un derecho bonito porque es un derecho trampolín, el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la privacidad cuando la gente se lo procura por sí misma es un derecho que te permite exigir otros derechos, eso es muy bueno, porque te permite avanzar en algo clave que es la dignidad de los individuos. Eso que implica que hay que honrarlo, tu la honras a medida que puedas producir información de calidad, para mí información de calidad, cuando la gente puede narrarte algo que vio de primera mano. Esto que ocurre en Venezuela es como un nido de historias que es fundamental primero para establecer patrones para poder contar desde las individualidades todo el proceso de cambio que estamos viviendo. En la medida que somos más red somos más poderosos, cuando alguien falte por amenaza, que es una cosa latente, cualquier cosa puede asumir alguien más y seguir adelante.Y la tercera cosa, tenemos que aprovechar que es un momento en que hay bisagras, esta posibilidad hermosa de brincar la brecha digital y traerse tías y abuelas y hermanos y padres y gente desconectada, contar lo que está pasando fuera de las redes, es el momento de educarse y formarse en el uso de herramientas digitales y de traerte a otros.


Prensa Provea