Las organizaciones de la sociedad civil venezolanas Sinergia AC; Convite; Acción Solidaria; Alianza Venezolana por la Salud; Movimiento Ciudadano Dale Letra y Provea, realizaron una rueda de prensa la mañana de este jueves frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Caracas, para pronunciarse respecto a la visita que la Alta Comisionada de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, realiza a nuestro país entre los días 19 y 21 de junio.

Rafael Uzcátegui, Coordinador General de Provea, resaltó la importancia histórica de la visita de la Sra. Bachelet. “Es una conquista del pueblo venezolano. Tuvimos que esperar 17 años para que un funcionario de esta magnitud pudiera estar en Venezuela”, dijo Uzcátegui, recordando que la última vez que un representante de tan alto nivel pudo entrar al país fue en 2002 cuando lo hizo el ex Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Cesar Gaviria, para constatar la situación de los derechos humanos en medio de la crisis política generada luego de los sucesos de abril de 2002.

Uzcátegui enfatizó que las visitas al terreno que realiza la Oficina del Alto Comisionado se producen en países con graves problemas de derechos humanos. “Este es el inicio de un plan de trabajo concreto, con medidas que van a beneficiar a personas en situación de violaciones de derechos humanos”, destacó.

 

El Coordinador General de Provea, anunció que entre las solicitudes que las ONG venezolanas harán a la Alta Comisionada, destaca la necesidad de encontrar una salida política a la crisis venezolana mediante la restitución del derecho a la participación y el sufragio, abolidos por la vía de facto durante la fraudulenta e inconstitucional “elección” presidencial en la que Nicolás Maduro resultó “reelecto”, y que fueron calificadas por el anterior Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, como no libres y carentes de transparencia.

Uzcátegui puntualizó además que se pedirá a la Sra. Bachelet, su condena e incidencia para frenar los operativos de seguridad ciudadana practicados por las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana, y la actuación de civiles armados y agrupaciones paramilitares en este labores de seguridad ciudadana y control de manifestaciones.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, visitará Venezuela como parte del mandato que le impusiera en septiembre de 2018 el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y debido a la presión de la comunidad internacional y organizaciones de la sociedad civil que propiciaron que el gobernante de facto, Nicolás Maduro, aceptara invitar a la oficina del Alto Comisionado a visitar nuestro país.

La Sra. Bachelet llegará a Venezuela en medio de una grave situación para los derechos humanos, marcada por la existencia de una emergencia humanitaria compleja que ha erosionado las garantías para los derechos sociales de la población, provocando el empobrecimiento masivo de los venezolanos y un éxodo masivo de al menos 4 millones de personas a otros países.

La visita de Bachelet se produce en un escenario de ausencia de democracia debido al cierre de los espacios para la participación; libre expresión; asociación y manifestación pacíficas y a la asunción del poder de un gobernante ilegítimo. La escalada represiva del gobierno de facto de Nicolás Maduro desde comienzos de 2019, se ha traducido en la aplicación de estrategias propias del terrorismo de Estado, que han lesionado severamente los derechos humanos de la población.


Prensa Provea