English Spanish

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres y cuando le preguntamos a Mayela Carrillo de donde nace esta fecha nos dice: “Este día nos lleva a unas mujeres que lucharon, unas mariposas, las hermanas Mirabal, República Dominicana, Gobiernos dictatoriales y a una Declaración de Naciones Unidas en defensa de los derechos de las mujeres”.

El Día Internacional de la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres es declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1993, con la finalidad de visibilizar la violencia contra las mujeres y niñas; y en memoria de las hermanas Mirabal, mujeres activistas asesinadas en República Dominicana.

Mayela Carrillo, Fundadora y Directora Ejecutiva de la ONG No Permitas Malos Tratos, cree que el 25 de noviembre se construye cada año con cada persona nueva que se va sumando al movimiento: “es un movimiento que no está en contra de los hombres, es un movimiento para que todos estemos en contra de las violencias contra las mujeres”.

La ONU define la violencia como: “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Y según la ONU cada 11 minutos una mujer o una niña es asesinada por un familiar.

Para Mayela Carrillo la violencia contra las mujeres en Venezuela se ha agravado, por lo que percibe la necesidad de regresar a la capacitación y fortalecimiento de la ciudadanía para la defensa en este tipo de violaciones.

“Y aunque hay un aumento de denuncias públicas por redes sociales, es necesario que incentivemos y eduquemos en la ruta que debemos hacer para el abordaje de estos casos y denunciar ante los órganos competentes.”


¿Cuáles políticas ha implementado el Estado venezolano para asegurar que las mujeres y niñas vivan una vida libre de violencia?

El Estado venezolano proclamó una Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la cual tiene dos reformas. Tenemos también unos tribunales y algunos organismos en materia de violencia de género, sin embargo, la implementación de estos es deficiente.

Necesitamos el Reglamento de la Ley, porque hay un vacío. Es necesario también aumentar la capacitación de los funcionarios y de toda la estructura Estatal que atiende víctimas de violencia y en general.

Pero mientras no tengamos cifras oficiales, reportes adecuados, que sean comprobables y transparentes, estas políticas no estarán completas. Hay una deuda con las mujeres y niñas de este país.

Es decir que ¿en Venezuela no existen cifras oficiales de femicidio? ¿Quién monitorea y difunde estas cifras?

No, no tenemos cifras oficiales. Las cifras que tenemos las organizaciones la obtenemos de monitores como los que realiza Cotejoinfo (denuncian que cada 48 horas es asesinada una mujer en Venezuela y hasta el 16 de noviembre de 2022 contabilizan 165 mujeres asesinadas); de Utopix (hasta octubre de 2022 contabilizan 193 feminicidios) y de organizaciones como Cepaz, quienes han documentado desde enero de 2021 a mayo de 2022, 367 femicidios en el país.

La mayoría de las cifras se obtienen extraoficialmente de medios de comunicación y redes sociales.

Es lamentable que sea de esta forma porque no contamos con cifras oficiales. Sin el trabajo de los periodistas y de quienes visibilizan estas situaciones, como la de esta entrevista, el trabajo de las organizaciones que realizan estos monitoreos y denuncias no podrían visibilizarse, así que creo que ha surgido una unión muy interesante. Un puente que debemos seguir manteniendo y construyendo.

Cuéntanos sobre la ONG No Permitas Malos Tratos

No Permitas Malos Tratos nace en 1991, luego de un proceso personal, donde reconocí que yo había sido víctima de violencia. Inicié el proceso de buscar ayuda y luego de que fui restaurada un día decidí convocar por radio para reunirnos en la Plaza Los Sauces en Valencia, así fueron llegando mujeres.

La comunidad nos facilitó luego un espacio en una de las casas y así comenzamos a integrarnos. Luego de varios años comenzaron a involucrarse otras personas y nos registramos legalmente como organización.

Comenzamos la realización de talleres, llegaron pasantes, voluntarios y fuimos incrementando los servicios, los cuales mantenemos hasta el día de hoy de manera gratuita.

Para este año quisimos enfocarnos en violencia psicológica y violencia sexual, porque es lo que hemos visto que ha incrementado en los dos últimos años. Nuestra campaña para 2023 estará enfocada en recuperar la confianza como consecuencia de los daños en la salud mental de las mujeres víctimas y sobrevivientes de estos tipos de violencia.

¿Y en que se enfocó este año el Informe Anual de la Organización?

El Informe que comprende noviembre 2021 – octubre 2022, se enfoca en los tipos de atenciones. Trabajamos en función de lo que habíamos encontrado en la atención del sistema.

El 78% de nuestra población son mujeres y encontramos la ansiedad como uno de los primeros elementos que son indicadores y que nos lleva a evaluar si esta ansiedad viene por violencia. En nuestro caso hemos examinado que sí, que esta ansiedad viene ocasionada por un tipo de violencia.

Lo segundo que conseguimos es que encontramos violencias, ya no solamente hacia la mujer, sino hacia todo el sistema, allí entran los niños, los familiares que viven bajo el mismo hogar, producto de la migración, allí vemos como todo comienza a entrelazarse. Y hasta los vecinos forman parte de este sistema.

Lo otro que conseguimos es una dificultad de resolución de conflictos. Necesitamos recuperar talleres en resolución de conflictos, porque tenemos una cultura de “déjalo pasar”, “seamos tolerantes” y no es que no sea necesario este tipo de campañas, pero en tema de violencia no podemos invocar la tolerancia al acto como tal, porque cualquier mujer, en cualquier momento pudiera estar en riesgo si tiene unos indicadores.

Destaco el punto de que en la población atendida tuvimos mujeres y adolescentes con intentos de suicidio. Adolescentes rescatadas del tráfico de persona y el aumento de afectación del sistema por los hechos vividos. La tasa de intentos de suicidio subió, así como la tasa de adolescentes vendidas por miembros de su familia.

– ¿Cómo reconocer conductas violentas hacia mujeres y niñas que pudieran haber sido normalizadas por parte de la sociedad?

Hay un tema cultural de normalización de la violencia. Toda situación incómoda que me permita sentir o percibir que lo que está ocurriendo no me genera bienestar amerita que yo busque ayuda.

Podemos encontrarnos también con violencia psicológica, que puede ser verbal o no verbal. Ese chiste de mal gusto, ese comentario desagradable, que si bien ha sido normalizado, yo no me estoy sintiendo cómoda con lo que la persona está diciendo. Y eso puede llevar al asilamiento, al resguardo, el querer estar solamente con su núcleo y así vamos perdiendo redes de apoyo que puedan ayudarnos al momento de necesitarlo.

¿Dónde pueden denunciar las mujeres violencias hacia ellas?

Las mujeres pueden denunciar antes los órganos competentes establecidos en la Ley, como en la unidad de atención a la víctima del Ministerio Público. Aunque la denuncia puede ser verbal o escrita, yo recomiendo que la lleven escrita porque de manera verbal se nos pueden ir las ideas. Las mujeres están en ese momento conmocionadas, que no es lo mismo que trastornadas.

¿A qué pueden enfrentarse las mujeres al momento de denunciar ante las instancias competentes en Venezuela?

Se enfrentan a una realidad muy lapidaria, ¿tú estás segura? ¿no estas exagerando? ¿no te querrás quedar con los bienes? La mujer se expone a ser sancionada moralmente por atreverse a exponer lo que está sucediendo puertas adentro.

La capacitación debe pasar por allí, debemos preparar en cómo colocar la denuncia. “Que la mujer viene para aprovecharse”, me han dicho, bueno para eso están los órganos, para realizar las investigaciones correspondientes y que ellos determinen si es cierto o no. Y si es una simulación de hecho punible, eso está sancionado en la Ley.

– ¿Qué formación realizan en No Permitas Malos Tratos?

Nosotros capacitamos en elementos básicos, como acudir al órgano competente para realizar la denuncia. El cuerpo como territorio. La sensibilización en el tema de violencia. Identificar los tipos de violencia. Preparamos emocionalmente a las víctimas para que se conviertan en sobrevivientes. Una persona es víctima hasta que reconozca y salga de esa situación de riesgo.

En la ONG No Permitas Malos Tratos acompañamos tanto legal como emocionalmente y en crear vínculos de alarma donde la persona pueda ser rescatada si se encuentra en peligro. También realizamos talleres de prevención de violencia; de ciudadanía creativa, desde el sistema familiar y comunidad hasta los derechos humanos. Y talleres sobre la recuperación de la confianza, porque creemos que hemos perdido la confianza de con quien hablar y tenemos miedo a que no se nos respete.

¿Cuáles ONG acompañan y asesoran a mujeres víctimas de violencia?

Desde No Permitas Malos Tratos atendemos emocional y legalmente. Pueden contactarnos por Instagram como ongnopermitasmalostratos. Por teléfono al 0412-478-8538 y al correo por laongnopermitasmalostratos@gmail.com

También Cepaz brinda atención legal psicococial y legal por 0414-328-11-96 o 0424-183-1025, los demás números lo pueden encontrar en su Instagram _cepaz

Avesa al 0424-165-9742 o por correo al psicoapoyo@avesaweb.com, entre otras.

En el colectivo hay una creencia de que si la mujer coloca la denuncia se acaba todo y no, no se acaba todo. El sistema de familia sigue acusando, sigue sancionando a la mujer. Atendemos niñas de entre 8 y 10 años que nos dicen que sus familiares les reclaman por acusar al abuelo, por ejemplo.

Venezuela está sangrando y hay un dolor por estas mujeres que han sido víctimas de violencia o que no sabemos donde están. El sufrimiento es muy importante. No basta el hecho como tal si no reconocer el sufrimiento de la víctima para una intervención adecuada. Siguen voces que nos dicen que debemos soportar y aguantar situaciones de violencia, cuando lo que necesitamos es abordar las causas y las consecuencias.

Por eso, si estas en una situación donde te sientes incómoda, que para poder andar crees que necesitas zapatos especiales o sientes que estas pisando vidrio molido, si te sientes desolada o que no hay compañía, probablemente estas viviendo una vida de violencia. De ser así, busca ayuda, llama, haz el contacto. Si alguien se identifica o identifica a algún familiar, por favor actúe, podemos salvar una vida en un minuto. No podemos esperar. Es el momento de decir NO PERMITAS MALOS TRATOS.


Prensa Provea