En una entrevista ofrecida al diario chileno El Mercurio, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz denunció las prácticas que realiza el régimen de Maduro y lo comparó con el de prácticas salida de Hitler y Stalin.

Díaz denuncia que la elección de la constituyente fue fraudulenta y señaló la forma en cómo fue despojada de su cargo. Hace un llamado a monitorear la actuación del reestructurado Ministerio, institución que cuenta con las denuncias de más de 25 instituciones del Estado, donde los funcionarios fueron extorsionados para votar.

Frente a tal situación, la fiscal adelantó que se encuentra en desarrollo un sitio web donde se colocarán las opiniones e informaciones acerca de asuntos penales que sean omitidos por el nuevo Ministerio Público.

Caprichos de las autoridades

La Fiscal consideró su destitución como una consecuencia del “capricho de Maduro y Tarek William Saab”. La gestión de Díaz abarcó un período comprendido entre 2008-2014.

“No es que la persona que ocupa un cargo va a ser removida de acuerdo a lo que establece la Constitución y la ley, sino que es removida por caprichos“, reiteró.

A juicio de la fiscal, esa decisión es una muestra “de que se va consolidando una dictadura” y que ha visto “con sorpresa” como a los alcaldes “que no están sumisos al gobierno” los han ido separando de sus cargos, inhabilitado y encarcelado. “Este es un gobierno totalitario“, criticó.

Para Ortega la ANC no tiene autoridad para destituirla y aseveró que esa instancia no puede estar por encima de la Constitución, “porque está vigente” y la constituyente solo puede redactar una nueva Constitución o reformar la estructura del Estado y el ordenamiento jurídico.

“Pero esa constituyente destituyó a la fiscal general, una cosa absurda que desconozco“, agregó.

A no ser oficialmente la fiscal general de Venezuela, más de la mitad de los países de América Latina la reconocen como tal, algo que para ella provoca “un grave problema para el país”.

“Si no hay reconocimiento del Ministerio Público o de quien está al frente la fluidez de los mecanismos de cooperación, que sirven para combatir la delincuencia organizada, las drogas y el terrorismo, se estancan“, afirmó.

“Vamos a tener un gravísimo problema, porque estas autoridades ilegítimas e ilegales van a ser un obstáculo para las investigaciones“, añadió.

A propósito de esto, Ortega, apuntó que seguirá ejerciendo su labor como fiscal general y que si no puede en la vía interna acudirá a organismos internacionales.

“No descarto acudir a La Haya, porque tengo un cúmulo de evidencias que me permitirían acudir a denunciar graves violaciones a los derechos humanos“, declaró.
Le puede interesar:


Prensa Provea con información de El Mercurio de Chile