Mientras en las zonas agrícolas siguen sin poder sembrar por falta de semillas, fertilizantes y demás insumos, en las principales ciudades del país se sigue plantando la semilla de la muerte y la violación de derechos humanos, abonado con una represión sin precedentes.

Así lo expresó Alejandro Lanz, director del Centro de Investigaciones Ecológicas de Venezuela (CIEV) para quien el incremento de la violencia por parte de los cuerpos de seguridad es absolutamente desmedida, ante una inmensa población que tiene el derecho inalienable a manifestarse pacíficamente.

“Desde el CIEV deploramos las medidas represivas adoptadas por el Ejecutivo Nacional, como respuesta a los sectores de la sociedad civil que expresan una forma de pensar diferente al gobierno de turno (…) una situación que ha llevado a Venezuela a ser incluida en la “lista negra” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quien también hace un llamado al Estado a cesar estas medidas y dar efectivo cumplimiento a sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”, dijo el director del CIEV.

Para el ecologista, la atroz pérdida de vidas humanas, los heridos, las masivas detenciones y las presuntas torturas no pueden seguir teniendo cabida en una nación democrática.

“Nos alarma el número de fallecidos y heridos por armas de fuego o producto del uso excesivo de armas menos letales, como gases lacrimógenos y perdigones; los cuales se siguen incrementando diariamente sin que el Estado muestre una verdadera disposición a detenerlas (…) Adicional organizaciones de la sociedad civil han registrado más de dos mil detenidos y muchas denuncias sobre tortura y malos tratos a detenidos por parte de las fuerzas del Estado, así como violaciones a las garantías y protección judiciales, incluyendo el uso de la jurisdicción penal militar para detener y juzgar a civiles”, manifiesta Lanz con gran preocupación.

Desde el CIEV hacen un llamado al gobierno nacional a detener el uso de armas letales, el direccionar bombas lacrimógenas al cuerpo o cabeza de manifestantes o el arrojarlas desde helicópteros, a controlar y detener los grupos armados o Colectivos y desarmarlos, y a vigilar que los funcionarios de los organismos de seguridad no hagan uso excesivo de la fuerza en contra de la ciudadanía.

En este orden de ideas, esta ONG guayanesa también hace un llamado a la Fiscalía General de la República a comisionar fiscales nacionales y regionales para coordinar la investigación de los hechos relacionados con muertes, tortura y detenciones arbitrarias, por lo que urge a las autoridades a garantizar que estas sean llevadas de manera efectiva, seria e independiente. Asimismo, reitera que las autoridades deben cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, incluyendo el deber de facilitar las manifestaciones y protestas garantizando la vida, integridad y libertad personal de los y las manifestantes, así como sus derechos a la libertad de reunión pacífica y libertad de expresión.

“El orden natural es que los hijos y nietos entierren a sus padres y abuelos (…) con cada joven fallecido, con cada familia enlutada, el país se desquebraja en momentos que necesitamos más que nunca a esas manos jóvenes para ayudar a levantarnos, a caminar para el progreso; les pedimos a los cuerpos de seguridad policiales y militares, que piensen en Venezuela como un todo  la división política que hoy se vive, producto de querer imponer a toda costa un modelo económico, que hoy rechaza una altísima proporción de la población y sin medir las consecuencias fatales de escasez, desnutrición y muerte por falta de medicamentos, nos ha conducido al resquebrajamiento social que hoy sufrimos y la solución no es asesinar, reprimir, torturar o hacer juicios militares, mucho menos una Constituyente como la que el gobierno plantea, violentando la constitución al querer sesgar la participación a organizaciones que apoyan al gobierno y que dicho sea de paso tienen periodos electorales vencidos en más de un año como es el caso de los consejos comunales”.

Por tanto nuestro llamado es simple, volver al voto como mecanismo idóneo para alcanzar la paz en el país, el CNE tiene un papel fundamental para dar el primer paso en la solución de la crisis y es publicar un cronograma electoral para realizar las elecciones pendientes, en nuestra opinión este sería el punto de partida para restituir el hilo constitucional en el país”, concluyó el titular del CIEV, Alejandro Lanz.


Prensa CIEV