Foto: Manuel Sardá, UCAB

La rectora suplente del máximo ente comicial Griselda Colina destacó que el hecho que Roberto Picón esté al frente de la Junta Nacional Electoral es un hecho inédito y de suma importancia porque hasta ahora esa instancia había sido controlada por el sector oficial

La nueva directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) cuenta por primera vez desde 2003 con dos rectores principales que no están asociados al chavismo, El exdiputado Enrique Márquez, quien ha tenido una trayectoria en las filas de la oposición, y Roberto Picón, experto electoral que se desempeñó como asesor de la extinta Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Pero además cuenta con otros cuatro rectores suplentes que tendrán funciones en las dependencias del organismo o en los equipos de trabajo de los principales, sumando así seis pares de ojos e igual número de voces para supervisar los procesos y llamar la atención sobre cualquier irregularidad, un avance con respecto al único rector principal y dos suplentes que el organismo ha tenido en los últimos 18 años.

Griselda Colina es una de las rectoras suplentes del CNE, es licenciada en Comunicación Social y especialista en proyectos de investigación; su postulación por parte de la sociedad civil corrió a cargo del Foro Cívico. Ella está convencida de que hasta ahora ha existido voluntad política para dar pasos hacia el rescate del voto como instrumento político y se siente optimista en que la nueva directiva continúe transitando la senda para que los electores puedan confiar en los próximos procesos comiciales, el primero de los cuales será la elección de gobernadores, alcaldes, legisladores estadales y concejales, a celebrarse el 21 de noviembre.

Griselda Colina aboga por la reinstitucionalización democrática

En entrevista vía telefónica, Griselda Colina explicó que su postulación para el cargo de rector del CNE estuvo enmarcada en una estrategia de acción ciudadana que tiene como objetivo buscar una reinstitucionalización democrática del país a través de soluciones pacíficas, constitucionales y electorales.

Su nombre estuvo acompañado por otros tres que tienen el mismo norte trazado: Roberto Picón, quien logró la designación de rector principal; Francisco Martínez y León Arismendi, articulados a través del Foro Cívico en un trabajo en el que se realizaba un monitoreo constante de las irregularidades y violaciones de derechos civiles y políticos.

Por eso, la rectora llama a que se asuma que ha comenzado un proceso de restitución de derechos a través de una ruta electoral, de la cual la próximo megaelección es un primer paso. “Que hoy haya interés por hablar de temas electorales es una ganancia, que la gente esté esperando que algo positivo pueda pasar es una ganancia. Lo que veíamos antes es que no había expectativas de que nada pasara, nada se moviera; ahora que el ciudadano ve a una esperanza por chiquita que sea que esté allí es un principio”, aseguró durante la conversación.

“Es para que los ciudadanos recuperen su poder”, indicó Griselda Colina

La rectora sostuvo que hasta el momento se ha observado la existencia de voluntad política para la retoma de esa ruta electoral, no solo con la designación de los rectores, sino con las primeras acciones que el organismo, con su nueva directiva, ha tomado.

¿Ve usted como un avance que haya ahora una proporción 3-2 entre los rectores principales del CNE?

Parece un juego (deportivo) cuando comienzan a hablar del CNE y se dice cómo va a ser la composición, 5-0, 4-1, 3-2. Creo que hay que humanizar el conflicto y ver que más allá de un número hay nombres, caras. Hay dos personas que no están vinculadas al sector oficial, pero creo que no se trata solo de Roberto Picón y Enrique Márquez, ya que como suplentes incorporados hay personas que no pertenecen al sector oficial, y otra cosa entre las más importantes, es que se tiene que entender que se están dando cambios importantes en el país, rompiendo paradigmas y patrones que se estaban dando.

“El hecho que Picón esté como rector principal y miembro y Junta Nacional Electoral es importante –resaltó Girselda Colina-. Nunca una figura que no fuera del sector oficial había estado en esa instancia, por eso nos parece un paso importantísimo. Que Márquez esté como vicepresidente y al frente de la Comisión de Participación Política y Financiamiento (Copafi), se daba anteriormente, pero entonces tienes a dos rectores trabajando por la reinstitucionalización, por eso creo que ahora en este marco, con nombres como Pedro Calzadilla (presidente del organismo), y personas que están mostrando disposición a hacer un trabajo institucional me parece importante”, expresó.

Indicó que el hecho de que el martes pasado se haya anunciado una  agenda de temas que incluye garantías también es importante, y que por ello hacen votos y aseguran que su trabajo se centrará en que eso se cumpla, porque son los derechos de la gente. “No es que se van a restituir derechos a unos y a otros no, es para que el ciudadano recupere su poder y sienta que el voto sirve para algo, cambiar la vida de manera positiva”.

En la agenda anunciada figura la realización de amplias auditorías, ¿cuáles son las más importantes y cómo se puede garantizar que se hagan debidamente?

Las tres áreas que fueron marcadas son fundamentales. El Registro Electoral (RE) es el corazón, es donde estamos todos los venezolanos, los que vamos a votar, los miembros de mesa y los que van a ser elegidos. Si no estás en el RE no tienes derechos políticos, que eso pueda ser auditado y que sea anunciado por el CNE, demuestra que se ven posibilidades de cambios. El objetivo es que haya una actualización de electores y que volvamos a ver en el país esos operativos que más nunca se vieron, en el Metro, estaciones de servicio, universidades, liceos; retomar eso que es un derecho de la gente, el derecho a la participación, es un cambio significativo.

“También el sistema automatizado –continuó-. Una de las cosas importantes es que se pueda lograr la participación de los actores políticos porque ellos dan la garantía de que el proceso está avanzando de forma transparente. Hasta 2015 los representantes de partidos estaban presentes a través de los auditores, de expertos técnicos y daban cuenta que el proceso estaba avanzando de manera correcta. Que en el anuncio esté presente esta posibilidad es un avance”.

Agregó que el sistema de autenticación biométrica (conocida como las máquinas captahuellas) es otro de los temas que han sido de los más  denunciados y que genera mayor desconfianza de los ciudadanos, por lo que la auditoría también se presenta como vital. “Fue una selección acertada, me parece que si eso se logra se puede avanzar en un camino para generar confianza, que se den reportes correctos, que los partidos puedan dar cuenta de lo que están avanzando y que también la institución pueda brindar actualización transparente. Luego nos toca a los ciudadanos, es un llamado a activarnos todos y ver de qué manera podemos colaborar desde cada espacio.

¿Es posible una depuración del RE en seis meses?

Es prematuro que la gente esté haciendo cálculos sobre lo que debería hacer el CNE. Si la gente que está allí da estas fechas es porque ven posibilidades de avanzar más. Es un camino, no se va a lograr el fin último en lo inmediato, no vas a lograr que esté todo perfecto, pero se va a avanzar con pasos significativos en ese sentido.

Señaló Griselda Colina que en el país hubo un proceso de deterioro de procesos electorales y, al respecto, aseguró que eso no se recupera en dos días. “Lo que no puedes pretender es que los derechos se posterguen y que tú en función de no estar preparado no los defiendas. Hay que exigirlos, ejercerlos, y en función de eso trabajando gradualmente en la reconstrucción de una ruta electoral que va a costar, que va a tomar tiempo, pero va a ir avanzando. Es como que ves una casa a la que le le cayeron a golpes, está llena de huecos y deteriorada, entonces la comienzas a reparar”.

Asistencia internacional es vital

¿Cómo cree que puede recuperarse la motivación por parte de los electores para participar en las elecciones?

Soy optimista, trato de ver el vaso medio lleno; entiendo que la situación que hemos vivido ha sido terrible, que cuando la gente no confía en la participación y no cree que la elección le va a resolver algo tiene toda la razón, y que no son solo los problemas de la elección en sí, sino que cuando han ganado los candidatos se desconoce ese voto, como con la figura del protectorado, que ha servido para vaciar de competencias los cargos que han obtenido candidatos electos por la voluntad popular, pero estamos hablando de iniciar un camino donde se ejecuten las acciones de forma transparente. Se habla de participación de observadores internacionales, que son tan importantes como la observación nacional, que es un valor que está en Venezuela y que cuenta con organizaciones que tienen no solo una experticia y conocimiento del sistema sino un despliegue a nivel nacional que difícilmente pueden tener las internacionales.

“La observación internacional es fundamental porque aquí no se está hablando de un proceso electoral en un país normal. Venezuela es un país fracturado, quebrado, que está atravesando una crisis estructural, de salud, social, económica, eso no se puede dejar de lado, es un país que necesita ayuda, asistencia, y cuando ves que el CNE no solamente tiene una infraestructura desvencijada, sino que mucho personal se ha ido, te preguntas cómo vamos a avanzar en la restitución de derechos si tenemos todas estas falencias”, agregó Griselda Colina.

A su juicio, una de las cosas que hay que ir promoviendo, tanto por parte de los rectores, como de los medios de comunicación social, es explicar que se trata de una realidad que necesita apoyo y asistencia técnica de grupos internacionales. “Se entiende como un acompañamiento de grupos expertos internacionales, organismos multilaterales, en procesos de reconstrucción de procesos electorales en países que han atravesado situaciones como Venezuela”.

El papel de los ciudadanos

¿Cuál cree que debe ser el rol de los partidos políticos de ahora en adelante para motivar la participación de los electores?

Hay que entender que todo lo que está allí planteado depende de la voluntad política. La designación de los rectores, la agenda planteada, el anuncio de fecha, está demostrando que hay voluntad política. Es fundamental para que un proceso sea declarado competitivo, democrático, y cumpla con estándares internacionales democráticos, que haya pluralismo político y debe ser entendido con la restitución de las tarjetas a los partidos, la no intervención (judicial) y con devolverle a las directivas originales, las tarjetas, los símbolos, así como el cese de inhabilitación (a los dirigentes) por sanciones administrativas y también el cese de la persecución política; todo eso es fundamental para que se avance en el camino democrático

¿Y qué puede garantizar que los candidatos del sector opositor que resulten elegidos puedan ejercer su cargo?

Es una acción que tenemos que ir evaluando día a día, es lo que nos toca, observar, monitorear vigilar, monitorear este proceso y reconocer los pasos que se den, reconocer la voluntad política de los actores. Entender que los procesos electorales por sí solos no van a resolver los problemas del país. Que la restitución de los derechos políticos no es visto sino como un proceso de más largo plazo y no consecuencia una sola elección y que solo va a ser posible dependiendo de que la voluntad política se mantenga.

“Nos toca a todos los venezolanos –insistió Griselda Colina- convertirnos en vigilantes en estos momentos y asumir nuestros roles. Una de las cosas que hemos venido promoviendo desde las organizaciones sociales es que los procesos electorales no son solo de los políticos, sino de la ciudadanía, que tiene roles que han abandonado por desesperanza, porque no creen en el voto y se lo dejan a los actores políticos partidistas que están allí usurpando roles que le tocan a los ciudadanos”.

Enamorar otra vez a los votantes

¿Cuál sería su llamado a las organizaciones políticas para defender esos derechos electorales de los ciudadanos?

Esta acción ciudadana que se emprende desde el Foro Cívico lo que busca es dinamizar, sacar a los actores políticos del estancamiento en que se encontraban, en la inacción en que están, y procurar que asuman su rol legítimo de postular candidaturas, rearmar sus militancias. La elección regional y municipal justamente abre esa posibilidad, para que esos liderazgos en municipios, parroquias, den un paso adelante, que el que tenga vocación de servicio y quiera presentar su candidatura como concejal, alcalde, diputado regional y como gobernador pueda legítimamente presentarlo y trabajar por eso, rearmar su trabajo en torno a la posibilidad partidista, pero además a los actores políticos de los partidos les toca enamorar a los venezolanos otra vez del voto.

“El venezolano está golpeado, así como el CNE le toca asumir rol fundamental mensaje se está reconstruyendo ruta electoral a los actores de los partidos les toca enamorar a los ciudadanos de sus candidaturas y propuestas y que su voto va a servir para ese cambio político que contribuya a un mejor país”, puntualizó Griselda Colina.

Para la alianza Provea-TalCual