English Spanish

Nicolás Maduro anunció este jueves 22 de abril, la designación de Josué Alejandro Lorca Vega, como ministro de Ecosocialismo y Aguas.

Lorca Vega se había desempeñado como vice-ministro de Gestión Ecosocialista del Ambiente y presidente del Instituto Nacional de Parques (Inparques) desde el 26 de junio de 2018.

Al frente de Inparques, Lorca Vega fue cuestionado por defensores ambientales y trabajadores de ese organismo, debido a presuntas irregularidades cometidas durante su gestión, y que estarían vinculadas al otorgamiento de permisos para la construcción de desarrollos habitacionales y otras obras de envergadura en terrenos protegidos bajo la figura de Parques Nacionales.

En noviembre de 2020, el portal de periodismo de investigación Armando.info publicó un reportaje en el que se reveló la construcción de nuevas edificaciones en el Parque Nacional Los Roques, que habrían sido aprobadas por el Instituto Nacional de Parques Nacionales (INPARQUES), violando el Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso (PORU) de esa reserva, y el Decreto 174 del Ministerio del Ambiente que prohibió, en 2013, el otorgamiento de permisos para nuevas construcciones en Los Roques debido a la saturación del espacio y las amenazas para la biodiversidad.

Pese a que los permisos de construcción habrían sido otorgados por Jorge Alejandro Medina Murillo, -antiguo director de Inparques-, su sucesor, Lorca Vega, mantuvo esa política y la profundizó añadiendo la modificación de los Planes de Ordenamiento y Reglamento de Uso de varios parques nacionales –incluyendo el Waraira Repano y Henry Pittier- para la explotación de recursos con fines turísticos, industriales y comerciales.

En el poblado de Galipán, ubicado en el Parque Nacional Waraira Repano, en Caracas, Lorca García aprobó permisos para la construcción ilegal de las nuevas estaciones del teleférico Caracas-Litoral, que están siendo ejecutadas por las empresas Ventel y Alfamaq. Esa construcción, -que incluye el levantamiento de nuevas bases para las estaciones del teleférico- ha generado serios cuestionamientos por parte de los residentes de Galipán, ya que la ruta trazada no fue consultada con los pobladores y está generando un severo impacto ambiental, violando el Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso del parque.

Pero también, al frente de Inparques, Lorca García aprobó, con su silencio, la creación de la Zona Económica Especial Militar de Desarrollo Forestal (ZEEMDEF), en diciembre pasado, que afecta la reserva forestal de Imataca en el estado Bolívar; y la autorización de Maduro para desarrollar la minería en los ríos Chicanan y Cuyuní, también en Bolívar, que contribuirá a la depredación del recién creado Parque Nacional Caura.

Esta decisión del régimen de Maduro, es un premio a la pésima gestión ambiental de Lorca García, y un aliento para la consecución de la política de privatización y mercadeo de los parques nacionales y áreas protegidas por la legislación ambiental.


Jorge Alejandro Medina